Siete grandes características de los Salmos (Primera parte)

Siete grandes características de los Salmos (Primera parte)


“De lo profundo, Señor, a ti clamo”, del Dr. Samuel Pagán.

Hace unos meses tuve la oportunidad de adquirir un ejemplar del libro: “De lo profundo, Señor, a ti clamo”, publicado por Editorial Patmos y escrito por Dr. Samuel Pagán. El libro es un extraordinario comentario del libro de los Salmos que a mi criterio todo creyente debería procurar leer, principalmente aquellos involucrados en el canto, la música y la composición. Luego de leerlo usted amará, valorará y estudiará con nuevos ojos las canciones más importantes de todos los tiempos: los Salmos. A través de esta serie compartiré siete de las características más importantes de los Salmos que descubrí leyendo el libro del Dr. Pagán, y de este modo, como compositores cristianos de esta época, tomemos ejemplo de esas cualidades que deberían caracterizar nuestras propias canciones.

EL MODELO DE LOS SALMOS

«En el extraordinario estilo de los salmos bíblicos, la comunidad cristiana se ha inspirado para componer otros himnos».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 26.

«En la actualidad, la belleza de los salmos ha vuelto a inspirar poetas e himnólogos cristianos, pues en los cultos contemporáneos se nota un despertar en el uso, aprecio y cánticos de los antiguos poemas del Salterio».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 27.

«La literatura poética debe evocar, inspirar, insinuar; y los Salmos son un magnífico ejemplo de buena literatura religiosa que desafía la imaginación de la gente que ora y adora con sus lecturas a través de los siglos».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 27.

Desde que comencé a prestar más atención al tema de escribir canciones cristianas en muy pocas ocasiones he escuchado a alguien decir que los Salmos son modelos de composición a imitar en la actualidad. Me atrevería a decir que una tan sola vez lo he oído hablar a alguien de ello. Mi punto es que si un compositor cristiano realmente quisiera convertirse en un verdadero salmista, ¿no serían los Salmos el primer libro a consultar? ¿No debería ser esta colección de canciones y poemas nuestro punto de partida?

Me resulta curioso descubrir que aquellos que dicen llamarse salmistas, me refiero a cantantes y músicos de iglesias locales, nunca han leído los Salmos en su totalidad. Sí, han oído sermones basados en ellos; sí, conocen los más populares y sí, han compuesto una que otra canción basada en ellos; sin embargo, al preguntarles si recuerdan haber estudiado detenidamente cada uno de los versos o capítulos, la mayoría confiesa nunca haberlo hecho.

¿Por qué este desinterés? ¿Por qué nuestro poco aprecio por las canciones más importantes de la historia?

Así como la Biblia es el libro que orienta nuestro quehacer cristiano, los Salmos deberían orientar nuestro quehacer como cantantes, músicos y compositores. Es por eso que a continuación comparto las siete características que en lo personal más me impresionaron al estudiar el libro del Dr. Samuel Pagán: “De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Estoy seguro que hay más, pero esas le tocará a usted descubrirlas.

SIETE GRANDES CARACTERÍSTICAS DE LOS SALMOS

1. Extraordinariamente poéticos.

«Los salmos también son poesía. Una lectura inicial del libro revela claramente sus virtudes estéticas y demuestran su belleza literaria. La poesía de los salmos representa lo mejor de la literatura bíblica… que ha inspirado a creyentes de diferentes culturas e idiomas a través de la historia de las sinagogas y las iglesias».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 13.

«Los salmos deben haber sido compuestos por personas con gran capacidad analítica, crítica, literaria, estética y poética».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 39.

«El Salterio está escrito en un lenguaje esencialmente simbólico, figurado, metafórico, poético. Esa peculiaridad artística le imprime al libro niveles óptimos y extraordinarios de virtud estética, y le añade a los escritos una inusitada belleza espiritual y moral… en el libro de los Salmos la poesía bíblica llega a una de sus expresiones máximas, pues sus imágenes, insinuaciones y evocaciones le facilitan al adorador un lenguaje cargado de símbolos y polivalencias».
“De lo profundo, Señor, a ti clamo”. Pág. 90.

La poesía hebrea que permeó la escritura de los Salmos es distinta a la poesía occidental actual, que aunque podría tener similitudes, hay grandes diferencias. Por ejemplo, la poesía hebrea priorizaba el paralelismo y las figuras. Donde nuestra mente contemporánea se maravilla ante la pronunciación métrica y la ingeniosidad de las rimas, la poesía hebrea expresada en los Salmos y los Proverbios está llena de contrastes entre el bueno y el malo, el sabio y el necio, el prudente y el imprudente. Es decir, paralelos.

Desde el Salmo uno el paralelo entre quien sigue el consejo de los buenos y el que sigue el consejo de los malos, es notorio. De paso, la metáfora del árbol plantado, fuerte, verde y fructífero, que representa a los justos, implícitamente nos habla también de un árbol débil, seco y cuyas hojas se las lleva el viento, el cual representa a los malos.

¿Podría imaginar conmigo la primera vez que se estrenó el Salmo uno? ¿Podría percibir el impacto que la imagen del frondoso árbol produjo en quienes la escucharon? Seguramente al oír esta canción las mentes de los hijos de Israel brillaron ante tal pintura interior. La fuerza de la canción y lo gráfico de ambos estilos de vidas pudo haberlos conmovido al punto de desear vivir una vida recta apegada a la ley de Dios. Definitivamente querían ser un árbol saludable y no uno desvigorizando a causa de su alejamiento de la Escritura.

Las figuras, imágenes y símbolos en una canción dejan una impresión más duradera en las mentes que si no las tuviera.

Las canciones cristianas de hoy podrían emular esta gran característica de los Salmos, que aunque hay algunos escritores que están incorporando figuras poéticas que impactan la imaginación, aun nos hace falta mucho por recorrer. Viene a mi mente algo que me dijo Steve Green, cantante y compositor norteamericano, la vez que lo entrevisté y que tiene relación con este tema. Él dijo:

«Una mujer le escribió a C. S. Lewis y le dijo que ella quería escribir novelas de ficción para niños y le preguntó cómo ella podía ser una mejor escritora. Y él le respondió: “Ustedes los americanos usan muchos adjetivos. Ustedes dicen: ´El bosque era tenebroso´. Mejor sería que describieran el bosque y que el lector concluyera que el bosque es tenebroso”. Cuando yo leí eso pensé que lo mismo podría ser en nuestras canciones, pero eso cuesta» (1)

Steve tiene razón, ¡cuesta! ¿Por qué? Porque no es cuestión de expresar un pensamiento y ya, de decir y plasmarlo en el papel; sino de describir hábilmente un objeto, una persona o una escena de tal modo que con nuestras palabras un cuadro se vaya pintando en la mente de quienes escuchan. La letra de una canción es el delicado pincel que debe colorear el lienzo de la imaginación de las personas. Pero para lograr convertirse en un grandioso pintor lírico se requiere mucho tiempo de reflexión, gran energía intelectual y sobre todo: echar mano de la creatividad interna para permear con imágenes nuestras letras.

Me gusta como lo dice el libro “Cómo mejorar un texto literario”:

«El escritor posee dos métodos principales para transmitir la información: Decir y mostrar. Imaginemos que un autor quiera hacernos saber que uno de sus personajes, Silvia, está contenta. Podrá consignar ese dato directamente: “Silvia está contenta”, o bien sugerirlo: “Silvia no deja de reír”. En el primer caso, el escritor está diciendo y en el segundo, mostrando. Imaginemos que un autor quiera que sepamos que uno de sus personajes, Pedro, pertenecía a cierta clase social. Podrá decirnos sin rodeos: “Pedro era pobre”, o acudir al rodeo literario y escribir: “Pedro vestía harapos, dormía entre cartones y se alimentaba de mendrugos y sardinas”. De nuevo, la primera frase responde a la estrategia de decir y la segunda a la de mostrar.

Cuando un escritor dice, la idea que pretende transmitir aparece en el texto directamente. Cuando el escritor muestra, la idea aparece en el texto sugerida. Cuando un autor dice, utiliza principalmente términos abstractos; cuando muestra, se sirve, en cambio, de imágenes» (2).

Aprenda a ser un coleccionista, un coleccionista de imágenes. Imágenes y figuras que pueda incorporar en sus canciones. Pero mucho ojo: el momento de coleccionar no es al sentarse a componer, que aunque en ese momento bien podría surgir algo producto de su creatividad, aprenda a coleccionar todos los días. Busque ese árbol que el escritor del Salmo uno encontró mientras se paseaba por el bosque. Vamos, deténgase, obsérvelo, asómbrese de lo frondoso que es, guarde esa pintura en su mente y la próxima vez que se dedique a componer, descríbalo hábilmente dentro de su letra.

Continúa…

Notas:

(1) Tomado de: http://www.laaventuradecomponer.com/conversando-sobre-composicion/conversando-sobre-composicion-con-steve-green-primera-parte/

(2) Sabarich, Lola y Dintel, Felipe, “Cómo mejorar un texto literario, Un manual práctico para dominar las técnicas básicas de la narración”. Alba Editorial, 2001. Págs. 13-14.

¡Gánese el comentario del Dr. Pagán! La serie: «Siete grandes características de los Salmos», basada en el comentario: «De lo profundo, Señor, a ti clamo», del Dr. Samuel Pagán, está compuesta por siete artículos. Por lo que si usted quiere ganarse un ejemplar de esta fenomenal obra simplemente haga lo siguiente: 1) Imprima uno de los siete artículos publicados en el blog (cualquiera, el que usted escoja). 2) Léalo junto a su equipo de alabanza la próxima reunión que tengan programada. 3) Tome una foto del preciso momento en que todos están reunidos leyendo el artículo. 4) Súbala a su cuenta de Facebook, etiquete a todos quienes tienen cuenta y que aparecen en la foto además de etiquetarme a mí (búsqueme como: Noel Navas). Y 5) Al hacerlo de inmediato estará participando en la rifa del comentario de los Salmos del Dr. Pagán. EL GANADOR SE DARÁ A CONOCER EL PRÓXIMO 5 DE FEBRERO DE 2013. Vamos, no importa el país donde usted se encuentre, si gana, le hacemos llegar su premio. ¡Espero vuestras etiquetas!

1 Comentario

  1. Que excelente me ha resultado esta primera parte y ya que dispongo de tiempo espero poder leer el resto de estas publicaciones.
    Me gusta lo de decir y mostrar, que importante es tomar en cuenta y pues es buena idea que como base estén los salmos, porque ellos enriquecen no solo con palabras bonitas y coloridas, también con sabiduría de lo alto.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie