Mi última canción de amor (Segunda parte)

Mi última canción de amor (Segunda parte)

- en Testimonios de composición
2146
10


Noel B/N“Lo sé”, de Noel Navas.

Después de pedirle que fuera mi novia continuamos saliendo y conversando. No toqué el tema hasta un mes después. A mediados de Agosto me pidió un poquito más de tiempo. Yo acepté y a inicios de Septiembre sucedió una situación familiar muy particular que la obligaba a salir de nuevo del país. Cuando nos reunirnos a conversar me contó todo y de ese modo su respuesta a mi pedido de ser novios quedaba en el limbo hasta nuevo aviso. Era Septiembre y ella tenía que partir el 10 de Octubre. Se iría por 5 meses una vez más. Lastimosamente su salida coincidía con un viaje que yo tenía que hacer por Centroamérica y que duraría un mes. Me iría a finales de Septiembre. Eso nos dejaba dos semanas para disfrutar nuestra amistad antes de que ella se fuera. ¡Me esforcé porque fueran las dos mejores semanas de su vida!! Un día antes de yo irme nos despedimos con un efusivo abrazo y un afectuoso “Te quiero” de mi parte.

Mi viaje consistía en visitar Costa Rica, Honduras, Panamá y Nicaragua, una semana en cada país. Para bajar costos la mitad del trayecto lo haría por tierra y la otra mitad por avión. El día que partí hacia Costa Rica lloré unas lágrimas. Lo siento, pero quienes estamos involucrados en la artes podemos ser muy sensibles, je. Pero más allá de eso lloré porque sabía que pasaría mucho tiempo antes que nos volviéramos a ver.

Estando de viaje y esforzándome por dar lo mejor de mí en mis actividades vi que tendría dos días libres entre mi viaje de Costa Rica hacia Honduras. Pensé: “¿Qué tal si regreso a El Salvador y aprovecho esos dos días para compartir con ella?” Así que en lugar de irme hacia Honduras, regresé a El Salvador y mi amiga, junto con su hija, pudimos disfrutar dos maravillosos días juntos.

Al finalizar ese tiempo: ¡Otra despedida!

Estando en Honduras encontré un nuevo espacio en mi agenda y vi que tendría tres días libres. Por lo que volví a pensar: “¿Qué tal si cambio mi boleto de Honduras a Panamá y hago escala en El Salvador y parto desde allí hacia Panamá?” Claro, eso implicaba un pago adicional a la aerolínea. “¡Qué importa!” dije yo, “¿Cuánto vale mi amistad con ella? ¡Lo voy a hacer!” Así que volví a regresar a El Salvador y disfrutamos tres días más saliendo y conversando je.

¡Esta vez sí! Ya no había marcha atrás, los cambios en mi agenda no podían hacerse más y nos despedimos de nuevo.

Un día antes que ella partiera de El Salvador hacia EE.UU., mientras yo estaba en Panamá, la llamé para despedirme y desearle un buen viaje. Me imagino que ella no lo notó, no lo sé. Pero estando al teléfono, al oírla y saber que no la vería por varios meses, me conmoví, ¡pero me contuve! Por dentro había una bomba de lágrimas que quería estallar. Volteé a ver a los que estaban a mi alrededor y pensé: “Si estos panameños me ven llorar con las ganas que tengo de llorar van a pensar que estoy loco. ¡Mejor me aguanto!” Lo hice. (Luego de regresar a El Salvador su mamá me contó que el día que llamé su hija sí lloró al oírme).

Alguien que esté leyendo esto pensará: “¿Por qué tanto drama si ustedes dos podían permanecer en contacto y acortar la distancia vía telefónica, vía Skype o vía Messenger?” Bueno, porque cada vez que ella se iba a EE.UU. era con la idea de quedarse y no regresar más, cosa que nunca conseguía porque extrañaba a su hija o porque las cosas no resultaban como esperaba. Por eso.

Mientras estuvo en EE.UU. y aún yo estando de viaje conversé con su mamá un par de veces para saber cómo estaban ella y su hija, que se había quedado en El Salvador. Al regresar al país hice lo mismo. Una vez por semana trataba de llamarle a la mamá para asegurarme que estaban bien.

Para hacer de una historia larga una corta, mi amiga no se quedó los 5 meses… ¡No aguantó ni un mes y medio! De nuevo el viaje no había resultado como esperaba así que tuvo que volver en Noviembre. ¡Yo brincaba de alegría!

Ese fin de año reanudamos nuestras salidas y conversaciones. La conexión que siempre sentimos seguía vigente. Intenté ser el mejor amigo que ella pudiera haber tenido jamás y bueno, Noviembre y Diciembre fueron geniales. Preparé mis mejores regalos para Navidad y el 31 de Diciembre (día en que ella cumple años), le dí uno muy especial. ¡Le encantó!

A inicios de Enero sentí en mi corazón que era hora de volver a abordar el tema de nuestra posible relación de noviazgo. Sin afán de sonar espiritual me preparé en oración para la conversación. La invité a desayunar con la excusa que tenía un problema y necesitaba que me ayudara. Esa mañana luego de comer le dije:

¡Tengo un problema! Y solo tú me puedes ayudar a resolverlo.
¿Qué pasa?–Me dijo preocupada.
Mi problema es que aún sigo enamorado de ti y quisiera saber qué es lo que hay en tu corazón con respecto a nosotros.
Te quiero, pero no estoy enamorada de ti–Dijo sin titubear.

Ahí estaba mi respuesta. No había más que hablar. Yo había intentado todo para ganar su corazón y despertar su amor por mi pero no dio resultado. Francamente durante todos los meses que compartimos ella me dio claras señales de que sentía algo por mí, pero no fue lo que yo creí. Me sentí triste y confundido. Claro, yo intenté mostrarme fuerte mientras seguíamos platicando y bueno, como habíamos llegado en su auto le dije unas palabras cortas antes de despedirnos. Le manifesté que quería irme a pié, que quería caminar para reflexionar. La verdad es que si me iba con ella sentía que me iba a desmoronar en lágrimas. Había muchas expectativas en mi corazón y su «no» había calado hondo.

Sin afán de hablar mal de alguien creo que algunos temores suyos jugaron en contra mía. Recuerde que era una mamá soltera, alguien la habían dañado en el pasado y tenía barreras que no pude superar a pesar de mis esfuerzos y oraciones. Decir esto no le quita lo especial que ella es, todos tenemos conflictos internos que resolver, ¿no es cierto? Probablemente esta explicación le ayude a entender por qué en algunos versos de mi canción escribí: «Lo sé, que las cosas pueden ir bien, que las cosas pueden ir mal, lo sé/Lo sé, que las cosas pueden cambiar si decides arriesgar». Y más adelante digo: «Lo sé, que lo nuestro puede tener un final espectacular, con fe/Lo sé, las cosas pueden resultar si aprendemos a no desmayar, etc».

Cada canción tiene su historia, su contexto. Este es el de la mía; sin embargo, no me arrepiento de nada de lo que hice. Uno jamás debe de arrepentirse de amar. Amé con mi corazón a esa maravillosa mujer, de quien sé que Dios tiene grandes planes  para su vida y su familia. Este relato no es uno de fracaso. Al contrario, todo cuanto he dicho lo recuerdo con cariño. Esta experiencia me hizo crecer como no tiene idea, al punto que ha veces he pensado que tuve un atisbo del amor que Cristo tiene por su Iglesia.

Pero bueno, ese es otro tema.

Noel Navas.

10 Comentarios

  1. Pienso que usted no era para ella Noel, que ademas con la experiencia que ella ya habia tenido su perspectiva de la vida es otra; pero espere en Dios que el le proveera la que si es tal como usted la quiere y no solo belleza por fuera sino tambien por dentro.. lo queremos mucho Noel!!!Bendiciones!!

  2. Q bárbaro «Don Juan»! Esta historia es de un héroe q al final no se queda con la chica… 🙁 … Pero se q su espíritu ha sido fuerte y Dios le dará en su momento su «media naranja», si no le llamare «Don Pablo». :-)!

  3. DAVID Y SONIA: Jajaja, gracias por comentar, por sus palabras. ¿Don Pablo? Jajaja. ¡Por soltero! ¿Va?

  4. Gracias por compartir tan bella historia de amor con tus amigos, sabes, no es por nada, pero cada ves que me iba adentrando en tu historia, era como una pelicula pasando en mi cabeza, me pude imaginar todos esos momentos tan emotivos que vivistes y era tal el momento que estaba viviendo al leerla que hasta sentia el dolor que en ese momento del NO estabas describiendo, enserio que no es por exagerar, pero como dices habemos personas más emotivas que otras.

    Dios te Bendiga muchisimo Noel

    Tu amiga

    Carina

  5. Las personas que se dedican a la música tienen a buscar musas, su dulcinea, muy bonita su historia pero desde la primera vez que ella dijo necesito tiempo era una señal, cuando Dios pone la persona correcta no hay dudas ni se tituvea, dónde estaba Dios en esta decisión tanto para usted como para ella???

  6. CARINA: Gracias por tus palabras, por leer esta historia.

    MERCY: A ti también gracias por comentar, pues no entendí tu pregunta fíjate, je. Gracias por leer!

  7. Noel!!! wow! parece novela… pero esta es real! deberias de escribir libros de novelas como lo hiciste esta vez! me meti mucho en tu historia, mi esposa casi llora.. jajaja la composicion no solo es para musica, es algo que transmite!! tu historia transmitio mucho…
    Ya viene la musa Leon!!!
    te queremos!

  8. VICTOR Y MELISSA: Gracias por sus palabras, los parecio también!!! Quiero ir a Panamá, je.

  9. bueno, que te digo amigo, para los que te conocemos un poquito más de cerca, sabemos que no eres del tipo de persona que se ilusiona tan fácilmente con una mujer, eres critico, observador y buscas la voluntad de Dios en las decisiones que tomas en tu vida, sin embargo creo que en muchas ocasiones uno puede estar listo, pero la otra persona no, y si no coinciden en tiempo y madures uno de los dos puede tomar la decisión equivocada, no puedo juzgar porque supongo que hay elementos de la historia que no conozco, pero definitivamente considero que Dios tiene una mujer muy especial para tu vida (no digo que ella no sea especial, puesto que te cautivo, me imagino que si lo es) y para ella un hombre que llene su vida y la haga sentir plena (no digo que tú no lo podías ser). Espero que para cuando Dios te de una nueva oportunidad, tú y la chica de que se tratare, estén en el tiempo y la madures exacta, no necesariamente tienen que reconocerse automáticamente pero con el tiempo lo sabrán.
    Quiero comentarte que cuando conocí a Claudia mi esposa, ni yo le gustaba a ella, ni ella me gustaba a mí, pero con el pasar del tiempo y a medida que nos fuimos conociendo iniciamos una relación de noviazgo y aún ahí no sabíamos si era el uno para el otro, al pasar los años, muchos años, nos fuimos dando cuenta que si nos gustaría compartir nuestras vidas juntos y bueno ya la historia muchos la conocen, amo a mi esposa increíblemente y cada día la amo más y ella me hace sentir correspondido con todo lo que hace por mi y por lo especial que es conmigo, bueno esa es otra historia de amor, jejeje.
    Noel, adelante brother, sigue preparándote para ser el ideal para la mujer que Dios te mande y escribe más canciones de amor, aprovecha tu don, para ti es fácil, porque no necesitas estar enamorado de alguien para escribir, ya que conoces el amor de Dios, que es nuestra mayor fuente de inspiración, solo que cuando ya estés con la doña, no te vayas a olvidar de nosotros tus amigos vos…. Cuando la pupusiada pues???…….

  10. DANIEL: Gracias vos por tus palabras, muy generoso tu comentario. Me gustó eso que pusiste: «En muchas ocasiones uno puede estar listo, pero la otra persona no, y si no coinciden en tiempo y madurez uno de los dos puede tomar la decisión equivocada».

    Pienso que precisamente eso fue lo que pasó en esta historia, no coincidimos y al final pasó lo que pasó, de igual forma como dice la Biblia: «A los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien».

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

«Dos fases, una fase», el nuevo libro de Noel Navas. ¡Descárgalo aquí!

“El dispensacionalismo, tal cual lo conocemos hoy, en