Retiro de composición

Retiro de composición

- en Testimonios de composición
1922
5


La experiencia de cuatro jóvenes panameños.

Hace un par de meses mi amigo Jonatan Vega, de Panamá, me contó cómo él y tres amigos más estaban planeando realizar un retiro de composición. De inmediato me llamó la atención su plan y le propuse que al regresar me permitiera conocer de primera mano la historia. “¡A lo mejor hacemos una nota para el blog!” Le dije. Y efectivamente eso pasó. La experiencia de estos cuatro jóvenes panameños fue más especial de lo que ellos mismos imaginaron y por eso decidí compartirla con todos los lectores de La Aventura de Componer. Si usted es director de adoración o forma parte de un equipo de alabanza, le animo a que lea este artículo, lo imprima y lo estudie con toda su banda. Seguramente les dará luz de cómo reproducir esta grandiosa experiencia donde Jonatan, Oliver, Landy y Grettel se retiraron a componer.

La idea del retiro de composición surgió a inicios de 2012, cuando Jonatan, director del ministerio de adoración de “La Comunidad Bible Church”, sintió el desafío de componer canciones propias debido a que cuentan dentro del equipo de alabanza con tres compositores profesionales y además, por leer algunos artículos del blog, entre ellos la entrevista a Marcos Witt donde mencionó cómo suele realizar retiros de este tipo para algunos de sus discos.

El equipo de alabanza donde Jonatan es director siempre ha cantado las canciones de otros, de Danilo Montero y Hillsong, por ejemplo. Sin embargo, “A través del blog: La Aventura de Componer, recibimos el desafío de cantar lo propio”, afirma.

Lo que pasó en Jonatan es que semana tras semana observaba a sus amigos compositores ensayar y ensayar junto a todos los demás pero las canciones de otros, no las propias. Esto, más lo que leía en el blog, lo fue inquietando al punto de sentirse desafiado a organizar un retiro, irse con ellos fuera de la ciudad y componer cosas nuevas.

En Mayo de 2012, Jonatan se tomó un tiempo para buscar la dirección de Dios para su propia vida y ministerio. Durante ese tiempo de búsqueda percibió varias directrices, entre ellas comenzar a componer lo propio y visualizar una grabación a mediano plazo. Al final de ese tiempo convocó a Oliver Marín, líder de la banda “Zero Líos”; Eligio Díaz (Landy) músico y compositor de “Zero Líos” y a Grettel Garibaldi, tercer lugar en Viña del Mar 2012.

“Unas de las cosas que sentí que Dios me habló…” dice Jonatan, “es que el retiro tenía que hacerlo antes de finalizar el 2012. Que debíamos tener sino canciones completas, por lo menos algunas ya comenzadas antes de terminar el año”. Por eso procuraron coordinar las agendas de todos hasta que lograron coincidir en que los cuatro podían irse de retiro desde el viernes 12 hasta el domingo 14 de Octubre.

La sede del retiro fue “El Valle de Antón”, un sitio turístico que queda a 1 hora y 30 minutos de la capital (120 kilómetros) y que es conocido por sus bellas montañas y clima fresco. Jonatan dice: “La idea era irnos a un lugar así, en las montañas o en la playa. Pero como un joven de la iglesia tiene una casa allí, decidimos pedírsela prestada para hospedarnos”.

A las 6 de la tarde del viernes 12 salieron a rumbo a su destino. El plan era llegar, instalarse, cenar y como parte de la agenda comenzar a revisar algunas de las canciones que ya llevaban escritas. Después de hacer eso se concentrarían en buscar la presencia de Dios, percibir su dirección y componer.

La primera jornada de composición inició a eso de las 11 de la noche con un tiempo de oración donde pusieron en las manos de Dios los días que pasarían juntos. Jonatan fue el primero en presentar tres canciones que ya llevaba comenzadas. “Yo les dije a todos…” dice, “´Aquí están estas canciones, las veo como en una sartén para cocinar, pero espero que ustedes, como compositores más experimentados, las sazonen y condimenten según crean oportuno´”.

Esa primera jornada duró desde las 11 de la noche hasta las 4 de la mañana. Perfeccionaron las canciones de Jonatan y también escucharon las propuestas de Grettel, las cuales estaban muy bien compuestas y simplemente les dieron el visto bueno. Durante esas 5 horas no experimentaron cansancio ni sueño, sino que la inspiración y la creatividad los motivó a trabajar hasta altas horas de la madrugada.

El sábado 13 se levantaron a las 8:30, desayunaron, instalaron el equipo portátil de grabación que Landy había llevado e iniciaron la siguiente sesión de composición a eso de las 10:30.

El turno ahora correspondió a Oliver, quien expuso algunas ideas musicales y melódicas pero que no tenían letra. Por lo que mientras Oliver tocaba su guitarra y Grettel el piano, Landy y Jonatan tenían sus Biblias abiertas. “Como Oliver…” dice Jonatan, “sentía que una de sus canciones debía hablar de la creación de Dios, de inmediato nos dirigimos a Génesis uno. De ese modo fuimos definiendo la letra de la canción y cuando sentíamos que nos hacía falta una palabra dentro de la letra, leíamos el texto de la Escritura en voz alta mientras Oliver y Grettel los transformaban en versos”.

A medida que iban creando, si pasaba que olvidaban una idea, Jonatan había instalado una cámara de video para registrar las sesiones de trabajo. Por lo que si en un momento dado nadie recordaba lo que habían sugerido, iban a la cámara, retrocedían la grabación y entonces veían lo que habían hecho. Es decir, ellos habían previsto que ese tipo de cosas podrían pasar y fueron precavidos para almacenar las escenas.

La segunda sesión terminó a eso de las 2 de la tarde. Aunque todo ese rato lo concentraron en una sola canción, lo que les llevó más tiempo fue grabar un demo lo suficientemente aceptable para almacenarlo en el equipo portátil de Landy.

Al terminar fueron a despejarse y almorzar.

La siguiente jornada comenzó a las 4:30. Inició con los cuatro viendo un video musical de Israel Houghton. La idea de verlo era simplemente hacer que sus mentes pensaran en la música de forma diferente; sin embargo, mientras veían el video, Grettel se sentó al piano y se puso los audífonos. A los pocos minutos le dijo a todos: “¡Creo que tengo algo!” Pusieron pausa al video y comenzaron a trabajar la línea melódica que ella había comenzado a crear.

“Esa canción en especial…” dice Jonatan, “es la canción que más recordamos debido a que sentimos que la presencia de Dios comenzó a manifestarse entre nosotros. La melodía era fresca y la exaltación que describe la letra nos sorprendió a todos. ¡Sentíamos como si el Espíritu Santo estuviera dictándonos la canción!”

A medida que iban componiendo, la emoción los embargó tanto que Oliver se puso de pié y se le notaban las ganas de llorar. En ese instante Grettel les dijo a todos que sentía la presencia de Dios tan fuerte que hasta se le dificultaba respirar. Mientras tanto Jonatan derramaba lágrimas por lo que estaba sucediendo en ese momento.

Al terminar se apresuraron a grabar lo que habían compuesto y a escribir en papel la letra de la canción. “Después de componerla…” relata, “Grettel nos dijo: ´Si en este momento termináramos nuestro retiro de composición, solo por esta canción… ¡Valió la pena haber venido!´”

La sesión terminó a las 7 de la noche y fueron a cenar.

Regresaron como a las 9:30 y comenzaron a componer, solo que a esta altura se sentían bastante cansados debido a que la noche anterior habían dormido poco. En un momento Oliver dijo: “Ya no puedo tocar más la guitarra, me duelen los dedos y hasta tengo marcas las yemas”. Por lo que dejó su instrumento y prefirió irse al piano.

A pesar de la fatiga, Jonatan les manifestó que tenía deseos de que compusieran una canción movida, algo con un toque latino. Así que Oliver comenzó a tocar algunas progresiones, Grettel a improvisar melodías sobre lo que Oliver tocaba y Landy, con la Biblia abierta, a lanzar ideas para la letra. Todos disfrutaron el momento, se reían por lo que estaban haciendo y hasta se imaginaron a la congregación de su iglesia bailando cuando mostraran la canción. Tardaron una hora en componerla y la grabaron de inmediato.

Cualquiera pensaría que a causa de la fatiga y después de haber conseguido una canción más, todos se irían a acostar. ¡Qué va! Al terminar Jonatan les dijo: “¡Quiero que hagamos otra más!” Por lo que recordando la versatilidad de ritmos que habían visto en el video de Israel Houghton, Oliver tomó de nuevo su guitarra y comenzó a improvisar una progresión a ritmo rock. Jonatan, mientras tanto, se sentó al piano y lo acompañó. Así fue como nació otra canción, que aunque solo terminaron la parte armónica y melódica, dejaron pendiente de completar la letra debido a que el cansancio hizo mella en todos. Era la media noche y cada quien se fue a dormir.

El domingo 14 se levantaron a las 8:30, desayunaron, conversando sobre todo lo que había acontecido y procuraron regresar a la capital antes del mediodía.

Jonatan terminó de relatarme su experiencia diciéndome lo siguiente: “Durante el retiro vimos que el Señor fue bueno con nosotros y la conexión y el compañerismo que experimentamos fueron increíbles. Grettel ha tenido muchas experiencias componiendo, ¡más que cualquiera de nosotros tres! Fue por eso que en un momento ella nos dijo que componer en equipo era algo sumamente difícil, debido a que algunos quieren imponer sus ideas o no les gusta que les den sugerencias. Sin embargo, el hecho de ver que los cuatro no experimentaron ninguna clase de conflicto simplemente le parecía sobrenatural”.

Aquí entre nos: Jonatan me dijo que en unos meses piensan repetir la experiencia.

Noel Navas.

5 Comentarios

  1. Excelente nota!!!muy inspiradora para otros grupos de alabanza y adoración. Oro para Dios siga moviendo a Jonatan a realizar estos retiros que tanto fruto y bendición traerán.
    Desde Argentina les saluda …..
    Laura Friklee.

  2. Tremendo!… Dios es bueno!!! Oro porque se puedan reproducir experiencias como estas en jóvenes llenos de vida, y se de un avivamiento en las comunidades, provincias, en el país, y el mundo entero…donde toda lengua y nación se levanten a una sola voz, y toda rodilla se doble y toda lengua confiese que Jesús es El Señor!
    (YR)

  3. Excelente.

  4. Este es el desafío que muchos estamos sintiendo hace tiempo ,espero escuchar las composiciónes que salieron de este retiro. Desde mi iglesia también tenemos un día en la semana donde hemos comenzado a componer , hay mucho talento en nuestras Iglesia. Esto nos anima a los que aceptamos el desafío de componer. BENDICIONES

  5. Q lindo escuchar sobre esta experiencia de retiro! Con un proposito en mente, dispuestos a dar lo mejor de si…aprendiendo a ceder, reconociendo las habilidades d cada uno, y permitiendo la participacion de todos. . Un aplauso para Jonatan y sus valientes amigos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

«Dos fases, una fase», el nuevo libro de Noel Navas. ¡Descárgalo aquí!

“El dispensacionalismo, tal cual lo conocemos hoy, en