Una buena letra (Primera parte)

Una buena letra (Primera parte)

- en Una buena letra
2654
2


¿Qué características tiene una buena letra?

A veces me preguntan qué características debería tener la letra de una canción para considerarse una buena letra cristiana. Es una buena pregunta y muy válida. En una industria cristiana que no para de crecer debido a las facilidades que ahora hay para grabar, incluso desde casa, y donde cientos de producciones surgen cada año, es bueno preguntarse qué es una buen letra.

Permítame hacerle una pregunta: si tan solo hubiera diez grabaciones nuevas cada año, ¿cuántas canciones sumarían todas estas producciones? Piense.

Bueno, por lo menos sumarían cien canciones publicadas. ¿Por qué? Porque diez es el promedio de canciones que incluye una grabación. Pero vamos, usted sabe que anualmente no se lanzan diez producciones, sino cientos en el continente. Si no me cree échele un vistazo a la nómina de quienes se inscriben a la entrega anual de los Premios Arpa o los Dove Awards que se publican en sus páginas. ¡Son muchísimas! Solo la nómina de inscritos a la categoría cristiana del Grammy Latino suman alrededor de 75 producciones cada año. Eso por lo menos arrojaría 750 nuevas canciones cristiana anualmente. ¡Qué decir de todas las producciones que no se inscriben a estas premiaciones!

Por lo tanto, si cada año emergen cientos de producciones cristianas y en consecuencia miles de canciones inéditas son lanzadas al mercado, ¿qué parámetros deberían considerarse para afirmar que estas canciones poseen una buena letra? ¿Qué aspectos deberíamos tomar en cuenta para emitir un veredicto certero? He aquí algunos que en mi opinión deberíamos considerar:

SIETE CARATERÍSTICAS DE UNA BUENA LETRA

1. Una buena letra brinda un buen mensaje.

Como La Aventura de Componer se especializa en la composición de canciones cristianas, entonces hay un factor moral inherente. Es decir que una letra debe considerarse buena si lo es moralmente.

Por ejemplo, la canción “La loba” de Shakira es una buena canción, pero solo desde el punto de vista artístico; sin embargo, el mensaje de la letra es inmoral. Por lo tanto, desde una perspectiva cristiana es una letra mala. No porque esté mal escrita, ¡vaya que no! Sino porque su mensaje incita al pecado.

Lo mismo se aplica a cualquier canción secular de cualquier compositor o intérprete cuyo mensaje contenga anti-valores. Todas esas, si contienen anti-valores, desde el lente del Reino de Dios, no pueden calificarse como buenas porque sus letras estimulan al mal.

Las palabras del apóstol Pablo calzan muy bien en este punto: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8).

Pablo describe ocho valores que deben emular las canciones para ser consideradas moralmente buenas:

Veracidad
Honestidad
Justicia
Pureza
Amabilidad
Dignidad
Virtud
Alabanza

¿La letra de una canción secular refleja perfectamente alguno o varios de estos valores? Entonces podría considerarse como buena desde una cosmovisión cristiana; sino, no. ¿Por qué? Porque la regla de fe y conducta del creyente proviene de la Escritura y si ella califica algo como bueno, entonces es bueno, y si lo califica como malo, es malo.

En resumen: ¿qué le otorga a una letra el calificativo de buena? Que su mensaje estimule al bien.

Aparte del elemento moral, en las letras cristianas hay otro: el elemento doctrinal. Una letra debe considerarse buena si refleja fielmente las doctrinas fundamentales de la fe. Si no, no.

En mi opinión esta es una de las falencias de los medios de comunicación cristianos. No siempre filtran los videos que programan en los canales ni las canciones que ponen a sonar en las radios. Por lo tanto, suele suceder que se escuchan letras que contradicen las doctrinas cristianas. Una de las que vienen a mi mente en este momento, entre otras que podría citar, es la canción de Tercer Cielo “Yo te extrañaré”, que habla acerca de alguien que ha partido de la Tierra y ahora está en el más allá.

La canción es muy conmovedora, más si quien la escucha ha perdido a un ser querido. Por eso fue una de las canciones que se cantaron en el funeral de la cantante mexicoamericana Jenny Rivera. Fue un momento muy sentido de la ceremonia, había lágrimas en muchos de los rostros televisados.

El problema de la letra estriba en que aunque refleja muy bien los sentimientos de nostalgia que se experimentan ante la partida de alguien, se equivoca en la dinámica del coro cuando la persona que murió le responde a quien está cantando. “Ya no llores por mí…” le dice, “estoy en lugar donde existe paz, no hay maldad”. ¡El muerto está respondiendo!

La letra da a entender que los vivos y los muertos pueden comunicarse entre sí. Que aunque la intención del dúo “Tercer Cielo” fue transmitir verdades que hablen acerca del cielo y la eternidad, una persona que no profesa la fe evangélica concluiría que efectivamente existe la interacción entre quienes seguimos aquí y quienes ya se fueron cuando la Biblia enseña todo lo contrario. No hay interacción entre vivos y muertos cuando estos han partido.

Moralmente la canción tiene un buen mensaje, más no doctrinalmente.

Continúa…

2 Comentarios

  1. Hola Noel.
    La canción de Tercer Cielo no indica que se puede hablar con los muertos, simplemente quiere mostrar la esperanza que tenemos de que aquella persona que ya no está con nosotros, sí se encuentra en un lugar mejor. Buscarle puntos débiles doctrinalmente me parece una exageración simplemente, el tema no es de doctrina sino de creer.
    En palabras de Juan Carlos Rodriguez de Tercer Cielo http://youtu.be/Cj9f2Hw9kAw

  2. Mat, entiendo tu punto, pero toda canción cristiana siempre está relacionada con temas doctrinales. Todas. Doctrina significa enseñanza; por lo tanto, si revisas Colosenses 3:16 verás que Pablo relaciona las canciones con enseñanza e instrucción. Así que no puedes desvincular el tema de la doctrina con el tema de las canciones. Es un binomio inseparable. ¿Una exageración? No, no lo es. Simplemente estamos analizando una canción a la luz de la Escritura como otras más que, si has seguido mi blog, he señalado como inexactas en cuanto a la Escritura.

    Ahora, ¿creo que Tercer Cielo no es un ministerio respetable por este error? No, un error cualquiera lo puede cometer. Yo creo que son gente de Dios, pero esta canción no refleja fielmente la relación entre los vivos y los muertos que describe la Biblia, que dice que no la hay desde el momento que alguien parte de aquí.

    Saludos.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de