Una buena letra (Octava parte)

Una buena letra (Octava parte)

- en Una buena letra
740
0


¿Qué características tiene una buena letra?

Continuando con la séptima característica de una buena letra, Poseer un buen título, termino de exponer las cualidades de una buena letra cristiana presentando el resto de opciones que hay para escoger adecuadamente el nombre de una canción. Aquí están:

e. Escoja el nombre tomándolo de algún verso del pre-coro

Si después de los literales anteriores no encuentra el título de su canción en las estrofas y los coros, podría ser que esté escondido dentro del pre-coro. Si ese fuera el caso recuerde lo que he venido diciendo antes: dicho título debe transmitir el mensaje completo de su letra. Las canciones: “Creo en ti” de Julio Melgar y “Más que palabras” de Marcos Witt pueden servirnos de ejemplo.

Creo en ti

Quiero levantar mis manos
maravilloso Jesús, milagroso Señor
Llena este lugar de tu presencia
y has descender tu poder
a los que estamos aquí

Creo en ti Jesús
y en lo que harás en mi

Coro:
/Recibe toda la gloria
toda la honra
precioso hijo de Dios/

Más que palabras

Quiero expresar mi gratitud
a ti que me has dado todo
una oración no bastaría
ni el tiempo de toda una vida

Es más que palabras,
y es más que una canción

Coro:
/Quiero vivir agradecido
en todo lo que soy
que haya siempre la pasión
de amarte con mi vida entera
porque es más que palabras,
y es más que una canción/

f. Escoja el nombre de una frase que refleje el mensaje de la canción.

Si evaluando las opciones anteriores no encuentra el título de su canción quizá deba avocarse a usar una expresión que englobe y abrace el mensaje total de la letra. No suele pasar en las canciones de adoración congregacional, pero a veces esto de encontrar el título de la canción puede tornarse difícil. Si llegara a pasarle busque una idea o concepto que refleje el sentir total de su letra. Por ejemplo, si lee las letras de “Dios de maravillas” que en español cantó Steve Green o “Tu mirada” de Marcos Witt, notará que los títulos no están dentro de la letra de la canción. Eso sí, sin importar que el nombre no se haya derivado de ningún verso, reflejan fielmente el mensaje global de la letra.

Dios de maravillas

Todo lo creaste
el cielo, Tierra y mar
Los cielos son tu tabernáculo
gloria al Dios Altísimo

Coro:
/Dios del cielo, maravilloso Dios
eres santo, santo
La creación muestra tu majestad
eres santo, santo/

Cuando amanezco
He de celebrar tu luz
Si tropiezo en tinieblas
volveré a ver tu cruz
Etc.

Tu mirada

Tus ojos revelan que yo
nada puedo esconder
que no soy nada sin ti
oh fiel Señor

Todo lo sabes de mi
cuando miras el corazón
todo lo puedes ver
muy dentro de mi

Lleva mi vida
a una sola verdad
que cuando me miras
nada pueda ocultar

Coro:
/Sé que es tu fidelidad
que lleva mi vida más allá
de lo que puedo imaginar
Sé que no puedo negar
que tu mirada puesta en mi
me llena de tu paz/

g. Escoja el nombre según el pasaje bíblico en que basó la canción.

Hay canciones cristianas cuyas letras se toman de pasajes de la Escritura, los salmos por ejemplo. Muchas veces el compositor no encuentra por ninguna parte el título de la canción así que opta por nombrarla según el Salmo que usó como fuente. Por ejemplo, el “Salmo 84” de Danilo Montero y el “Salmo 5” de Juan Carlos Alvarado, los nombres no se tomaron de ningún verso de la letra, sino que se derivaron del Salmo que sirvió como base.

Salmo 84

Es mi delicia estar en tu casa
encuentro refugio bajo tus alas
dichosos te alaban los que contemplan
tu gloria , tu gloria

Coro:
/Anhelo, deseo,
me muero por estar contigo
Te busco, hoy ruego
permanecer toda mi vida aquí/

Buscar un momento de tu sonrisa
vale más que un tesoro más que una vida
Dichosos te alaban los que contemplan
tu gloria, tu gloria
Etc.

Salmo 3

Muchos son los que dicen de mí:
no hay para el salvación en Dios
La salvación es de Jehová
sobre su pueblo sea su bendición

No temeré a diez mil
que pusieren sitio contra mí
La salvación es de jehová
sobre su pueblo sea su bendición

Coro
/Mas tu jehová eres escudo
alrededor de mí, mi gloria
y el que levanta mi cabeza/

i. Escoja el nombre de la frase que más le guste a usted.

Hay casos donde el título de la canción no se toma de ningún verso de la letra ni del pasaje bíblico en que se basó, ¿el motivo? No se halló uno que satisfaciera al autor o simplemente porque no se encontró uno que tuviera el peso suficiente dentro de la letra.

Sinceramente yo no recomiendo usar este método de selección, principalmente si apenas está aprendiendo a titular canciones; sin embargo, a veces puede dar resultado, sino vea el caso de “La canción feliz” que interpretó en español Luigi Castro o “Agnus Dei” (“Cordero de Dios”) que en español interpretó Marco Barrientos. Ambos títulos no aparecen de forma literal en la letra. Aquí lo que predominó fue el propio gusto y criterio del compositor.

La canción feliz

Coro:
/Cantaría sin parar
por lo que hiciste en mi
Danzaría siempre Dios
por tu gran amor/

Arde mi corazón
para poder decir
que me has salvado
y borraste mi pasado

Señor quiero gritar
hacia todo lugar
Que si tú estás en mí
¿quién es contra mí?
Etc.

Agnus Dei

Aleluya, Aleluya
Nuestro Dios poderoso es
Aleluya, Aleluya

Coro:
/Santo, santo
El Señor Dios poderoso
Digno eres tú, digno eres tú,
Tú eres santo, santo
el Señor Dios poderoso
Digno eres tú, digno eres tú,
Amén/

Una cosa indispensable de la selección del nombre de su canción es que sea cual sea el que escoja el título debe ser breve, corto y conciso. Revise una vez más todos los ejemplos anteriores y verá que son títulos cortos. ¿Por qué? Porque son más fáciles de recordar.

La canción de Jesús Adrián Romero: “Ayer te vi, fue más claro que la Luna”, es un ejemplo de título de canción demasiado largo. Muy bien pudieron haberla titulado: “Ayer te vi”, pero quién sabe qué pasó por la mente de él que quiso dejar el nombre así de amplio. Pregúntele a cualquier persona que conoce esta canción y le dirá que se llama “Ayer te vi”, no le dirá el nombre completo. ¿Por qué? Porque es menos fácil de recordar.

Otro detalle importante es que aunque los títulos de las canciones deben ser cortos, en el caso particular de las canciones no congregacionales o de solistas, es que estas deben llevar nombres ingeniosos, llamativos y perspicaces. Aunque podría intentarse hacer esto en las canciones congregacionales, no es lo recomendable. Los nombres de las canciones congregacionales deben dejarse sencillos. En este sentido, basado en los cientos de títulos que he leído en las canciones de solistas, cuando escriba alguna, busque ponerle nombres creativos y sugerentes.

Continúa…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

¿Por qué hay cristianos que nunca dejan de decir malas palabras?

Hace unos meses un amigo y yo tuvimos