Una buena letra (Sexta parte)

Una buena letra (Sexta parte)

- en Una buena letra
758
0


¿Qué características tiene una buena letra?

Después de plantear cinco características de una buena letra, continuamos con la sexta. En esta ocasión hablaré sobre qué tan importante es la creatividad a la hora de componer. En mi opinión, una letra creativa tiene más posibilidades a ser considerada buena que una que aborda los temas sin variantes y del mismo modo que las demás.

6. Una buena letra es ingeniosa.

El ingenio o creatividad son fundamentales para definir si una letra es buena o no. Una letra que aborda los temas de forma similar a otras no es ingeniosa a menos que los aborde desde una óptica novedosa. Por eso me gusta ese concepto de creatividad que dice: “creatividad es decir algo nuevo que nunca se ha dicho y si ya se dijo, lo dice de forma diferente”.

El problema de las canciones cristianas, principalmente las de adoración congregacional, es que un gran porcentaje de ellas hablan de lo mismo, repiten los mismos temas o no los abordan desde una óptica diferente.

Aunque me voy a ganar la crítica de muchos por los ejemplos que voy a mencionar, me voy a arriesgar. Resulta que hay dos canciones que de unos meses para acá están sonando en los medios de comunicación cristianos. La primera a la que quiero hacer alusión es: “El cielo y la Tierra” de la más reciente producción de Julio Melgar. El ritmo y el arreglo musical, la melodía y el feeling de la canción, ¡buenísimos!, pero si presta atención la letra dice lo mismo que otras canciones:

Rey de gloria, tú eres digno de alabar,
poderoso, grande eres, como tú no hay nadie.
Cristo reina sobre toda autoridad,

te alabamos, te exaltamos
tu nombre es por siempre, para siempre.

No voy a parar de celebrar

Coro:
/El cielo y la Tierra alabarán

al que está sentado en majestad
Toda la gloria es para Ti,

santo eres Dios, santo eres Dios/

¿Qué dice la letra que no se haya dicho antes? ¿Qué nueva perspectiva le da al tema del reinado de Cristo o al hecho de que el cielo y la Tierra alaban al Señor? En mi opinión, ninguno. Pero la canción es súper emocionante y la mayoría de cristianos se conforman con eso.

El otro ejemplo que quiero mencionar es una canción de Josué del Cid que canta a dueto con Marcos Witt. La canción se titula: “Tú guías mi destino” que está en su más reciente producción. De nuevo: la canción es hermosa, sumamente conmovedora, ¡pero no dice mayor cosa! Lea:

Tú guías mi destino,
tú guías mis pasos,
en ti solo confío,
hoy vengo a tus brazos,
no tengo a nadie más que a ti,
tú eres mi razón de vivir.

Coro:
/La fuente de mi vida eres tú,

Mi amigo, mi consuelo eres tú,
No tengo nadie más que a ti,
Tu eres mi razón de vivir, solo tú/

¿Qué dice la letra que no se haya dicho antes? ¿Qué perspectiva nueva nos da en cuanto a la guía del Señor o al tema de confiar en él? En mi opinión, ninguno. Pero así son las canciones de adoración con las que el cristiano promedio se conforma.

Por favor, no me malentienda. Yo creo en el ministerio de Julio Melgar y de Josué del Cid, que ambos son salmistas que aman al Señor y que tienen la visión de ver a esta generación adorando en espíritu y verdad; sin embargo, mi señalamiento va a que estas letras, y otras más que podría mencionar (entre ellas muchas mías), siempre dicen lo mismo. No hay ingeniosidad, no hay creatividad y no hay novedad en la forma de abordar los temas.

Muchos cantantes y ministerios musicales vierten toda su creatividad en los arreglos musicales y en idear melodías súper emotivas, pero no se esfuerzan lo suficiente a la hora de crear letras que aborden temas desde puntos de vista creativos. Es por esta razón que afirmo que una buena letra debe ser ingeniosa. Si no lo es, no importa que esté bien escrita o que su melodía y rítmica emocionen, no podemos calificarla como buena si visita los mismos “lugares comunes” que las demás.

¿”Lugares comunes”? Sí, Wikipedia define “lugar común” como: “Palabra, frase o idea considerada como un vicio del lenguaje por ser demasiado sabido o por su uso excesivo o gastado. Presenta una o varias de las siguientes características: 1) Demuestra poca imaginación de quien la expresa. Sustituye la búsqueda e ideas originales o creativas por otras ya gastadas. 2) Evidencia ser una copia de una idea de otro”.

Un “lugar común” es un vicio habitual en la composición de canciones cristianas.

Por ejemplo, analice brevemente conmigo el tema de la cruz. Cuando a inicios del 2000 muchos pastores y líderes del movimiento de adoración comenzaron a decir que a la iglesia le faltaba cantar más sobre la cruz de Cristo, ¿qué comenzaron a hacer los compositores cristianos? A componer más sobre la cruz. ¿Pero qué hizo la mayoría? Poner la palabra “cruz” en las canciones. Nada más.

Vamos, eso no es creatividad.

Lo mismo pasó cuando dentro el movimiento de adoración se comenzó a decir que los adoradores necesitábamos expresar nuestra pasión al Señor y que nuestras canciones deberían reflejar los apasionados que somos por él. ¿Qué comenzaron a hacer los compositores? A poner las palabras “pasión” y “apasionados” en las canciones. ¿Eso es ser creativos? ¿Eso es ser ingeniosos? ¡Por favor!

Creatividad es decir algo que nunca se ha dicho y si ya se dijo, decirlo de forma diferente.

Vea el caso de las canciones de amor en la industria secular. ¿No es el amor de pareja un tema recurrente en las canciones románticas? ¿No se ha dicho casi todo en cuanto a conquistar a una mujer y en cuanto a las rupturas amorosas? ¡Claro que sí! Pero a pesar de eso siguen surgiendo canciones de amor desde perspectivas novedosas. Mes a mes, año con año, las canciones románticas no cesan de aparecer sin importar que el tema se haya abordado miles de veces.

¿Cómo se llama a eso? ¡Creatividad! Creatividad que los compositores que no conocen a Cristo nos aventajan porque ellos viven conscientes de que no deben componer de los mismos temas con las mismas palabras, sino de forma creativa.

Como sé que algunos han de estar pensando que estoy planteando un panorama exageradamente sombrío de la música cristiana, le suplico que no malinterprete mis señalamientos. Yo no he dicho que los compositores cristianos no son creativos o que siempre hablan de lo mismo. No, pero sí a un buen porcentaje de nosotros nos hacer falta ser más creativos a la hora de componer.

Me llamó la atención como Wikipedia conceptualiza la creatividad. Dice: La creatividad, pensamiento original, imaginación constructiva, pensamiento divergente o pensamiento creativo, es la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales”.

Es decir que la creatividad:

Produce ideas originales
Activa la imaginación
Catapulta el pensamiento

Concibe elementos diferentes
Procura la novedad

Genera nuevas ideas
Inventa nuevas asociaciones

Brinda soluciones
Provee otras alternativas

Etc.

En conclusión, ¿qué otra característica se necesita para que la letra de una canción cristiana se catalogada como buena? Que sea ingeniosa.

Continúa…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podría interesar

Adorar con la mente, la adoración olvidada (Séptima parte)

Espero que a esta altura hayas comprendido que