Verdadero adorador vrs. Falso adorador (Octava parte)

Verdadero adorador vrs. Falso adorador (Octava parte)

- en Verdadero adorador vrs. Falso adorador
1196
2


Los sabios del oriente vrs. el rey Herodes.

Esta es la última entrada de la serie. Ya vimos que a un falso adorador le incomoda la verdadera adoración, no adora y se comporta hipócritamente. Finalizaré esta serie presentándoles la cuarta y última característica.

4. Un falso adorador es peligroso.

El evangelio Mateo dice:

Cuando Herodes se dio cuenta de que los sabios
se habían burlado de él, se enfureció y mandó matar
a todos los niños menores de dos años
en Belén
y en sus alrededores, de acuerdo con el tiempo
que había averiguado de los sabios.
Mateo 2:16.

Herodes era un asesino. Cuenta la historia que mandó a matar a sus propios hijos. Es decir, que la matanza de los niños varones de Belén fue un de las tantas infamias que este gobernador sumó a su currículum. Se dice que César Augusto dijo una vez que preferiría ser el cerdo de Herodes que su hijo ya que había demostrado tener más compasión cuando de matar cerdos se trataba que cuando tuvo que considerar preservar la vida o no de sus familiares.

Un falso adorador es peligroso, ¿por qué? Porque es capaz de matar.

Claro, no me estoy refiriendo a matar físicamente (aunque quién sabe); sin embargo, Jesús habló de otro tipo de muerte que las personas pueden infringir: “ustedes han oído que se dijo a sus antepasados: “No mates, y todo el que mate quedará sujeto al juicio del tribunal.” Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano quedará sujeto al juicio del tribunal. Es más, cualquiera que insulte a su hermano quedará sujeto al juicio del Consejo. Pero cualquiera que lo maldiga quedará sujeto al juicio del infierno” (Mateo 5:21-22).

Jesús se expresó duramente contra aquellos que con sus insultos y menosprecio asesinan dentro de su corazón a los demás. Para el Señor hacer eso era lo mismo que matar físicamente. El apóstol Juan siguió la misma línea de pensamiento del Señor cuando afirmó: “Todo el que odia a su hermano es un asesino, y ustedes saben que en ningún asesino permanece la vida eterna” (1 Juan 3:15).

Así que la pregunta de rigor es: ¿eres una persona peligrosa? ¿Amas a los demás como el Señor nos ordenó amar o tiendes a asesinar interiormente a algunos cuantos que se cruzan en tu camino?

Basta con una persona que mates para ser considerado un asesino, pero necesitas a amar a todas las personas y sin excepción para ser considerado un verdadero adorador de Jesús.

5. Un falso adorador al final de cuentas… muere.

El evangelio de Mateo finaliza el relato diciendo:

Después de que murió Herodes, un ángel
del Señor se le apareció en sueños a José
en Egipto
y le dijo: «Levántate, toma
al niño y a su madre, y vete a la tierra
de Israel, que ya murieron los que
amenazaban con quitarle la vida al niño.

Mateo 2:19-20.

Pocos años después de que Herodes se encontrara con los sabios del oriente y hubiera enviado a matar a los niños varones de Belén, dicen los historiadores, murió de una enfermedad en su palacio en Jericó. ¿Y los sabios del oriente? Continuaron viviendo. ¿No dijo el apóstol Juan: “y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida” (1 Juan 5:11-12).

Los sabios encontraron a Cristo, por lo tanto, encontraron la vida.

Herodes nunca tuvo a Cristo, por eso murió en vida y terminó muriendo físicamente, pero su muerte espiritual ya había ocurrido.

¿Y tú? ¿Has encontrado la vida que hay en Jesús?

Noel Navas.

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Noel, me son de mucha bendición todos tus post.
    Que Dios te bendiga y fortalezca tu corazón y mente en todo tiempo.
    Recibe un saludo desde Oaxaca, México.

  2. Dios le siga bendiciendo, entre a su pagina, y me llamo LA atencion El tema. Gracias fue algo Como si Lo hubiese vivido. Me sentia en esos momentos mal.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Lo que siempre quise y nunca pude decir sobre el don de profecía (Décimo tercera parte)

Esta es la última entrada de la serie