¡Bájele volumen!

¡Bájele volumen!

- en Artículos de la web
1824
1


Piden limitar el volumen de los MP3.

En esta y la siguiente entrada compartiré con usted un par de artículos relacionados al cuidado que deben tener tanto cantantes, músicos y compositores con el volumen de las cosas que escuchan. Hoy conocerá la propuesta de una comisión europea que ha solicitado limitar el volumen de los MP3 y Ipods. La idea de ellos es proteger masivamente los oídos de las personas debido a los padecimientos irreversibles que puede ocasionar los descuidos en esta área. Durante la nota encontrará la cantidad de decibeles que provocan ciertas aparatos y al final una breve reflexión personal para quienes nos encanta escuchar música alta.

Piden limitar el volumen de los MP3

La Comisión Europea está pidiendo establecer un límite máximo de volumen en los reproductores MP3 para proteger el oído de los usuarios.

La comisión intenta que todos los MP3 -incluidos los Ipod- que se venden en los países de la organización compartan el mismo límite de volumen.

La medida surge por un informe publicado el año pasado que reveló que hasta 10 millones de personas en la Unión Europea (UE) enfrentan daño o pérdida permanente de oído por escuchar música a volumen alto durante períodos prolongados.

Los reproductores de MP3 permiten escuchar música con audífonos colocados directamente en el conducto auditivo externo, sofocando todos los sonidos del exterior.

Esto, dicen los expertos, provoca una insensibilización en el usuario ante los niveles peligrosamente altos de sonido.

Pero además, se considera que estos aparatos son más peligrosos que los viejos reproductores de cassette y CD tanto portátiles como estacionarios, porque como pueden almacenar miles de canciones y reproducirlas durante horas, los jóvenes tienden a escucharlos continuamente durante largos períodos.

El estudio de 2008 del Comité Científico de la UE de Riesgos Emergentes de la Salud encontró que quienes escuchaban durante sólo cinco horas a la semana a alto volumen se estaban exponiendo a más ruido del permitido en las fábricas o lugares de trabajo más ruidosos.

Límite seguro

El informe también advirtió que los jóvenes no estaban conscientes del daño que se estaban causando hasta que ya era demasiado tarde.

Es por eso que la organización intenta que los reproductores de MP3 tengan un límite máximo preestablecido de 85 decibelios (dB).

En declaraciones a la BBC, funcionarios de la UE explicaron que el usuario tendría la posibilidad de invalidar esta medida pero sólo para alcanzar un límite máximo de 100 dB (el equivalente al ruido que produce una perforadora eléctrica).

En enero, la UE llevará a cabo una consulta con sus organismos para analizar estas propuestas y se espera que en marzo esté listo un acuerdo final.

Algunos expertos consideran que un nivel de volumen de sonido seguro está entre los 70 y 80 dB (el equivalente al ruido de una aspiradora o el sonido de tráfico intenso).

Los análisis llevados a cabo en laboratorios con reproductores de MP3 revelan que éstos pueden alcanzar los 120 decibelios, el equivalente al ruido que hace un avión al despegar.

Y aunque los fabricantes deben publicar los riesgos del alto volumen en sus manuales de instrucción, actualmente no hay un límite de seguridad establecido para estos aparatos.

«Cada vez viene más gente joven a mi consulta que ha sido referida por sus médicos a causa de tinnitus o pérdida de oído como resultado directo de la exposición a la música de alto volumen» dijo a la BBC el doctor Robin Yeoh, especialista en audiología del Hospital Epson y St. Heller, en Inglaterra.

«Éste es el tipo de daño que antiguamente sólo causaba el ruido industrial».

«El daño al oído es permanente y puede provocar grandes trastornos tanto en la vida personal como en las oportunidades de empleo del paciente», afirma el experto.

¿Opción personal?

DigitalEurope, el organismo basado en Bruselas que representa a la industria de reproductores de MP3 está de acuerdo en que debe mejorarse la seguridad de estos aparatos.

Pero según Tony Graziano, portavoz de DigitalEurope «la solución está en un balance entre la seguridad y el entretenimiento que tenga el consumidor con el producto».

«Un límite de 85 dB no sería apropiado porque el ruido que produce el tráfico, los motores y otros factores eliminaría el sonido del MP3».

Los expertos afirman, sin embargo, que se debe establecer un límite de seguridad porque si se deja la opción a los jóvenes éstos siempre preferirán escuchar su música al volumen más alto posible y nada los hará cambiar de opinión.

Una encuesta llevada a cabo en la página web del canal de música MTV a la que respondieron cerca de 10.000 jóvenes reveló que sólo 8% consideraba la posibilidad de perder el oído «un problema grave».

Y aunque 61% dijo haber experimentado zumbido en los oídos u otros problemas de audición después de asistir a un concierto de rock, sólo 14% estaría dispuesto a usar protección auricular.

Intensidad de ruido

20 dB Biblioteca
40 dB Conversación
60 dB
Aglomeración
70 dB Aspiradora
80 dB Tren andando
90 dB Tráfico intenso
100 dB Perforadora eléctrica
110 dB Concierto
120 dB Avión despegando
180 dB Despegue de cohete espacial

UNA REFLEXIÓN PERSONAL

Hace unos cinco años leí un artículo como este en la Revista Selecciones. Entre otras cosas decía que exponerse a más de 110 dB durante 12 minutos causaba daños irreversibles en el oído. Daños imperceptibles hasta muchos años después de producirse. Como yo había notado que en los cultos de la iglesia me incomodaba el alto volumen de la música y de la predicación, comencé a usar periódicamente tapones.

Curiosamente durante ese tiempo mi amistad con Fernando Solares, un músico y compositor guatemalteco, comenzó a crecer. Y él me compartió cómo su hábito de vida es usar protectores para sus oídos. Fernando me dijo: “Conozco muchos músicos que tienen problemas en los oídos. Por eso comencé a protegérmelos desde temprano”. Su ejemplo me confirmó lo que yo ya había comenzado a hacer en ciertas reuniones de la iglesia y en conciertos. Aun recuerdo la vez que Fernando y yo tuvimos que salirnos de un concierto en una iglesia en El Salvador y nos fuimos al baño para hacer rollitos de papel higiénico y ponérnoslos en los oídos debido al alto volumen que había en el lugar.

¿Qué le quiero hacer reflexionar con todo esto? Que siga nuestro ejemplo. No solo el de Fernando y el mío, sino el que estudios como el que leyó hoy le invitan a seguir. Los daños en los oídos son irreversibles. ¡Protéjaselos! Principalmente si usted es un músico, cantante o compositor al que le encanta el alto volumen.

Noel Navas.

Notas:

(1) Tomado de: http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia

1 Comentario

  1. Hola bro, ahora si me diste, a mi me encanta escuchar música a volúmenes altos, según yo después de adquirir unos audífonos de como los que se usan en estudio, aísla el sonido externo y no tengo que subirle tanto a la música pero me he dado cuenta que igual la escucho alta.

    Gracias por compartir este tema, esto es algo que tenemos que tomar mucho en cuenta, pienso que es importante regular el sonido de nuestras iglesias, en especial el tiempo de ensayos.

    Salu2.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de