Conversando sobre composición con: Frank Giraldo (Primera parte)

Conversando sobre composición con: Frank Giraldo (Primera parte)

- en Conversando sobre composición
4954
3


Compositor de la canción: “Dulce refugio”.

Músico, cantante y compositor de origen guatemalteco que reside en EE. UU. Algunas de sus canciones más importantes han sido grabadas por Danilo Montero, por ejemplo: Dulce refugio y Refréscanos. Frank ha grabado dos álbumes bajo los sellos de Integrity Music y Canzion Producciones. Es parte del cuerpo pastoral de la Iglesia Agua Viva en Santa Bárbara, California. La entrevista la hice vía telefónica.

Frank, gracias por la oportunidad que me da de entrevistarle. Es un verdadero gusto para mí hacerlo, yo supe de usted a través de una canción: “Oh, la sangre” que Danilo Montero grabó en el disco: “Celebra al Señor” (de Integrity Music) allá por 1995. ¡Imagínese cuándo! Pero bueno, es hasta hoy que logro conocerle y conversar sobre composición. Dígame, ¿cómo nació esa canción? ¿Cómo fue que llegó a parar al disco de Danilo?

Frank: Bueno, en aquel entonces yo trabajaba en una iglesia del valle de San Fernando como director de alabanza y director de jóvenes. Allí tenía una oficina y en la oficina un piano. Yo siempre acostumbro tener una grabadora cerca pues de repente vienen melodías y debo tener algo para grabar. Esta canción, “Oh, la sangre”, vino en la oficina. La verdad yo quería escribir algo que pudiéramos cantar en la Santa Cena y bueno, estaba buscando algo apropiado para el momento y así fue como salió el coro: “Oh, la sangre, bella sangre. Oh, la sangre de Jesús” (oír en el player), que si te fijas se parece un poquito al himno antiguo (canta): “Oh, la sangre de Cristo. Preciosa sangre de Cristo…” ¿Sabes algo? Yo originalmente canté mi canción diciendo: “Bella sangre”, pero últimamente digo: “Preciosa sangre”. Es que hablando con un pastor me dijo: “Mira, la sangre de Jesús no es bella, ¡es preciosa!” (Se ríe)…

¿Cambió la letra?

Frank: Sí, ahora digo: “Preciosa sangre…” Y bueno, así vino ese canto, pensando en algo apropiado para la Santa Cena.

¿Ya habías escrito otras canciones antes de “Oh, la sangre”? ¿O esa fue la primera?

Frank: Ya había escrito antes para un grupo que se llamó: “Libertad”, de mi primo Benjamín Muñoz. Por cierto: es el papá de Bani, que nos contactó a ti y a mí para esta entrevista. Creo que la grabación de la que te hablo se llamó: “Espíritu refréscame”. Allí hay dos canciones mías, una de ellas se llamó: “Júbilo”. Esa fue una de las primeras canciones que escribí allá por finales de los 70´s. Aunque te confieso que pasé un tiempo sin escribir, pero así fueron mis inicios, con mi primo Benjamín.

Volviendo a “Oh, la sangre”, ¿cómo fue que se incluyó en “Celebra al Señor”, de Danilo?

Frank: No fue muy complicado, simplemente lo que pasó fue que yo sometí a consideración la canción con Mark Gasbarro, con quien ya nos conocíamos y que fue productor de ese disco. Después Danilo se comunicó conmigo diciéndome que estaban interesados en incluirla.

¿Cómo se sintió ante la noticia de que se grabaría?

Frank: Muy contento y sorprendido. Yo dije: “¡Qué bueno Señor que esta puerta se abra para que este canto sea conocido en todo el mundo hispano!” Yo había oído de Danilo y de su trayectoria. Para mí fue un gozo saber que mi canción se iba a incluir en dicha grabación.

Godofredo 2“Oh, la sangre” se grabó en 1995, pero su canción más conocida, “Dulce refugio”, se grabó en 1998. Durante todos esos años, ¿continuó componiendo?

Frank: Sí, pero más que todo los cantos que yo he compuesto los he usado en la iglesia donde he ministrado. Allí presento mis cantos y si son bien recibidos, bien; y si no, ¡pues ni modo! (Se ríe). También muestro mis canciones en las iglesias donde me invitan. Entonces siempre seguí escribiendo pero no con un ritmo muy fuerte de composición.

¿Cada cuánto escribe? ¿Todos los días, cada semana, cada mes?

Frank: Mira, yo tengo una grabadora pequeña donde guardo ideas y donde cada vez que viene algo lo canto y lo guardo. No te podría decir si es algo que hago una o dos veces al mes, sino que siempre tengo momentitos para componer quizá una estrofa o una idea musical que viene a mi mente. Te soy sincero, no he escrito muchos cantos pero sí tengo muchísimas ideas, que como te dije, guardo en esa grabadora. Entonces, cuando se presenta la oportunidad de hacer una grabación tengo almacenadas ideas sobre las cuales trabajar. Francamente para mí componer no es algo que yo diga: “Voy a escribir un canto cada mes”. Siempre surgen en un tiempo donde estoy sentado al piano, en el día o en la noche…

¿Siempre compone sentado al instrumento o lo puede hacer sin él, mientras camina o va conduciendo?

Frank: La mayoría del tiempo las canciones surgen sentado al instrumento, más que todo cuando toco como terapia para mí mismo (se ríe)…

Jajaja…

Frank: De allí pueden brotar alabanzas a Dios, surgen ideas, me emociono y me pongo a trabajar sobre eso. Así vienen mi hermano.

¿Cómo nació “Dulce refugio”? ¿Cuál es la historia detrás de la canción?

Frank: En la época que nació vivíamos cerca de la casa de mis padres, hoy no, hoy vivimos como a hora y media de ellos, pero cuando vivíamos cerca acostumbrábamos reunirnos después del servicio de la iglesia en la casa de ellos. Allí almorzábamos y compartíamos con el resto de la familia. Después de comer yo solía sentarme al piano que tenían en casa y “Dulce refugio” (oír en el player) vino así, luego de haber comido me senté al piano. Es que mira, estar en casa de mis papás era como ese dulce refugio para mí. Estar junto con ellos, convivir con todos, ¡compartir! Fue cuando la escribí que me percaté que la canción describe muy bien el Salmo 23 que habla del Señor como pastor y que habla de los delicados pastos. Claro, escribí la canción sin pensar en eso, fue después que me percaté que tenía mucha similitud.

Esta entrevista fue seleccionada para la nueva edición del libro LA AVENTURA DE COMPONER (CÓMO ESCRIBEN SUS CANCIONES LOS COMPOSITORES CRISTIANOS), el cual compila 32 entrevistas a compositores evangélicos donde relatan cómo escriben sus canciones, además de 16 entrevistas inéditas a pastores, maestros y teólogos donde brindan su opinión sobre la composición de canciones en la Iglesia de hoy.

PARA ADQUIRIR EL LIBRO EN FORMATO DIGITAL DA CLIC AQUÍ.

3 Comentarios

  1. me gozo al oir este testimonio y me identifico mucho no por ser guatemalteco tambiem sino por el proceso en ke Dios no brinda de su inspiracion y cada cancion causa un impacto su testimonio es confirmacion a cosas ke Dios me ha mostrado y ke ke ahora vivo por su gracia Dios le siga usando sobrenaturalmente Pastor Frank un saludo desde houston tx bendiciones!!

  2. Exelente testimonio de Hno. Frank, q Dios siga bendiciendo mas y mas … Y mas su ministerio!

  3. EXCELENTE… HE PODIDO COMPROBAR LO MISMO QUE DICE EL PASTOR FRANK, DE QUE LA IGLESIA ES EL TERMOMETRO DE LOS CANTOS, QUE SURGEN DE UNO… GRACIAS POR SU TESTIMONIO. DE MUXAS MAS FUERZAS PARA SEGUIR ESTE CAMINO DE COMPONER, QUE ES HERMOSO… SALUDOS :).

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de