Conversando sobre composición con: Rabito (Segunda parte)

Conversando sobre composición con: Rabito (Segunda parte)

- en Conversando sobre composición
2956
3


Uno de los mejores compositores argentinos.

Una entrevista a Juan Carlos Fernández, mejor conocido como “Rabito”. Cantante, músico y compositor argentino de amplia trayectoria. En su haber están las producciones: “Pueblo de Dios”, “Sinceridad”, “Mensajero del amor” y “Nueva música para el barrio”, entre otras. Junto a Fonovisa fue el promotor del inicio de los Premios Grammys para la música Gospel Latina con su producción «Sinceridad» a finales de los 90´s y donde recibió la nominación. Desde hace 30 años solo graba música Gospel y está dedicado a predicar el evangelio de Jesús dando conciertos y conferencias en distintos países. En los últimos 20 años vive en California junto a su familia. Una conversación a las 4 p.m. vía Skype.

Nota: Durante la entrevista se mencionan algunas canciones que podrá escuchar si se dirige al Player ubicado al final de esta entrada. Posicione el cursor sobre el título de la canción que desea oír y de inmediato se reproducirá un breve track para que conozca la canción a la que el compositor hizo referencia.

Juan Carlos, ¿qué canción recuerdas que nació de esa forma espontánea que describes?

Rabito: “El poder de Dios” (oír en el player), ese rock donde puse a bailar al burrito del video. Por cierto, ese burrito quisiera que fuera un dibujo animado. Un burrito que nunca aprende porque es un burro y que va a representar al ser humano que no aprende a pesar de que el Señor le enseñe.

Bueno, la idea de la canción y del burrito vino cuando le pedí prestado el auto a un amigo. Se lo pedí por algunas horas para ir a hacer algunos mandados, pero cuando conducía el auto iba haciendo ruido por todas partes. Las puertas, las tuercas, ¡un auto viejísimo! Resulta que mientras iba por la calle comencé a tararear la canción con el ritmo que al final tiene. Pero si oyeras lo que grabé oirías todos los ruidos del auto, las cosas que iban dentro, las bocinas de los autos de la par y hasta el ruido de la gente. ¡En medio de todo eso está la melodía que grabé!  

¿La necesidad de almacenar se te ocurrió a ti o alguien te lo sugirió?

Rabito: No, siempre lo tuve en mente. La idea nació debido a que no quería que las cosas buenas murieran. Muchas canciones murieron antes de nacer. Las ideas vienen, por ejemplo, mientras estoy durmiendo y cuando me levanto para ir a grabar, al nomás poner play he perdido las ideas. ¡Se fueron! Nunca más han vuelto.

Fíjate, yo he hecho canciones durmiendo, y yo sabía que estaba durmiendo y en el sueño me decía a mí mismo: “De qué me sirve que me despierte si cuando me levante para grabar seguro lo olvido, ¡así que mejor disfruto la canción en este sueño antes que la pierda!”…

Jajaja…

Rabito: Suena demasiado loco para entenderlo, pero en la mente de un compositor esto es parte del paquete.  

Desde que surge una idea hasta que la guardas y comienzas a trabajarla, ¿cuánto tardas en componer una canción?

Rabito: Depende de si estoy en una etapa de componer o de grabar. Pueden pasar 3 ó 4 días, una semana ó 10 días, ¡mucho tiempo! Yo tengo un estudio de grabación en mi casa y les meto guitarra, bajo, batería y el ritmo completo. Después levanto el teléfono y le llamo a mi amigo Miguel, un gran productor, y le digo: “Miguel, ¡tengo una cosa que explota!” Allí es donde él me pide que se la lleve porque sabe qué es una composición mía. Él confía mucho en lo que yo le digo.

Todo lo que escuchas en mis discos lo grabé siempre con él. Él me dijo una vez: “Todo lo que tengás grabálo aunque nunca lo metás en un disco. Porque vos te vas a morir y cuando pase eso no importa porque dejaste discos enteros grabados. Tus canciones pueden ser el sostén de tu familia y el deleite y salvación para un montón de gente. ¡Grabá aunque nunca lo saqués!”

¡Y tiene razón! Pero a veces no tengo el tiempo. Siempre estoy viajando, pero aun así debo hacerlo.

Si alguien te preguntara: “Rabito, ¿cómo se escribe una canción?” ¿Qué le dirías?

Rabito: Le diría: “¡No lo sé!”

Jajaja…

Rabito: No lo sé porque la creatividad no se enseña, se nace con ella. Alguien tiene esto o no lo tiene. No todos tienen la creatividad y en el mundo hay mucha gente que dice que puede crear cosas, pero cuando vas a la práctica y ves lo que hacen son puros garabatos o ruidos. Eso no es creatividad.

Yo soy muy estricto con esto de componer. Mis canciones son muy únicas, muy diferentes a las de otros. Tanto en las letras y en la forma de interpretarse. Si yo no fuera estricto y no lo hiciera así, yo pasaría desapercibido. ¡Hay 300 mil millones de canciones con las que no pasa absolutamente nada! Entonces yo soy muy duro conmigo mismo. ¡En serio!

En realidad se nota. No todos escriben con ese nivel de profundidad que tú tienes. ¿Cómo alcanzaste ese nivel además de esa exigencia que dices imprimirle a lo que haces?

Rabito: Con la gracia de Dios. Hoy en la mañana hablaba con un pastor y le decía: “La gracia de Dios hace la diferencia en una persona”. Tú puedes escribir cosas que podrían ser muy lindas para ti, pero sin la gracia de Dios solo serán lindas para ti y no trascenderán en la vida de otras personas. La gracia hace la diferencia entre lo que sirve y lo que no sirve.

¿Tienes algún hábito que favorece tu forma de componer? ¿Has identificado alguno que catapulta tu creatividad?

Rabito: Una de las cosas que me ayuda es leer la Biblia y entender las cosas que están escritas. Identificarme con las experiencias de las personas que estoy leyendo me ayuda mucho. Yo imagino la película de ese momento y la situación de la persona de quien estoy leyendo en la Escritura.

Cuando yo escribí “De blanco, blanco” (oír en el player), que está en mi último disco “Nueva música en el barrio” y que para mí es la continuación de “Sinceridad” (oír en el player), pues me imaginé todo lo que está escrito. Yo lo viví en mi mente. “Pero el amor que yo tengo contigo, es un amor del que nunca me olvido. Va más alá que cualquier pensamiento, Yo soy el que soy y el que nunca te miento”. Cuando escribí esto vi a Dios hablándome a mí. No hablándole a otra persona. ¡A mí! Yo lo veo diciéndome esas cosas y me imagino lo que ve en mí como para que me diga ese tipo de cosas.

Esto de la fe es algo muy serio, en entonces para mí la composición es algo muy serio. Por eso escribo despacio, para no escribir cualquier tontería. No escribo para vender una canción. Escribo lo que la Palabra de Dios dice y para que el pueblo de Dios se edifique. Cuando tú haces eso al terminar de cantar queda algo en el corazón de la gente.

Así es…

Rabito: Después de cantar tú los puedes dejar transpirados de tanto que los hiciste moverse y hasta dejarlos emocionados, pero al final muchos no entendieron ni papa de lo que dijiste.

Me sorprende que tus canciones tengan ese sólido contenido de la Escritura, aun cuando esas canciones sea de amor, para tu esposa…

Rabito:Yo le he escrito 4 ó 5 canciones a ella…

Mi percepción es que no todos componen de los temas que tú abordas, muchos nos hemos inclinado por componer canciones de adoración congregacional. ¿Cómo decidiste seguir esa línea de abordar temas de la vida y hasta evangelísticas?

Rabito: Creo que el Señor me hizo ver que hacía falta eso. Me hizo ver que nuestras parejas se están rompiendo y nuestra familia destruyendo. Es decir, el invento que él hizo se está riendo en su propia cara y le dice: “¡Tú no me importas! ¡Yo hago lo que a mí me parece bien!” Entonces Dios me hizo escribir sobre lo que nunca se debe tocar.

Mira, los inventos de Dios no se tocan, no se alteran. El hecho de comenzar a investigar con las células madres, la procreación y la clonación, eso es meterse con su designio. Son cosas para las cuales el ser humano, que no respeta límites de nada, no está preparado. Yo vivo en la vida real y por eso escribo de la vida real. Escribo tanto sobre la pareja porque Dios está preocupado por la pareja y porque yo también estoy preocupado con lo que veo.

El Señor me dijo: “Hablá de la pareja y de lo que yo inventé. Y decíles que estoy tomando en cuenta todo lo que están haciendo porque yo escribo en el libro de la vida la vida de ustedes”. Dios nos dio libre albedrío para que hiciéramos lo que quisiéramos, pero no todo nos conviene.

¿Cuál ha sido la reacción de tu esposa ante canciones como “Que te quiero”?

Rabito: Ella es la primera que escucha mis canciones. Además de “Que te quiero” (oír en el player) le he escribí “La distancia” (oír en el player) después de más de 100 días sin verla a ella ni a mis hijos. Yo estaba en México y ellos en Argentina. Así que comencé a escribir porque extrañaba mucho mi familia y mi casa. Esa fue la única vez que me ausenté tanto tiempo. Esa vez Dios me dijo: “Nunca más irás a predicar mi Palabra a los demás dejando de predicar mi Palabra en tu casa”.

“Que te quiero” fue número uno en Puerto Rico. Si no lo sabes hubo un tiempo que Puerto Rico era un téster de lo que podría suceder con una canción en Nueva York, el área de Miami y en todo el Caribe. Entonces, la canción pegó allí y en cuestión de 5 meses se vendieron más de 200 mil discos. Incluso estuvimos arriba de Enrique Iglesias, Ricky Martin, Shakira, etc. La canción es un himno para las bodas.

Seguramente es una canción obligatoria en tus conciertos…

Rabito: Si no la canto, ¡me matan! Yo pienso que Dios me ha impulsado a poner el dedo en la llaga. Que yo debo componer sobre lo que la gente no está hablando. A mí me cayó encima el pasaje de Ezequiel 33 y por eso me veo como atalaya de la casa de Dios que ve venir lo que viene y debo avisarle al pueblo de que deje de hacer lo que no conviene. Estoy en el mundo, le canto al mundo y aunque muchos se mueren de risa, el que tenga oídos para oír que oiga. Aun así muchos escuchan y muchos se convierten.

Entonces escribo estas canciones porque creo que Dios está preocupado por su casa… ¡Nosotros!

¿Qué testimonios has recibido del impacto de tus canciones sobre la gente? Supongo que has recibido muchos…

Rabito: ¡Muchísimos! Me llegan al correo electrónico, me llaman a la oficina y si la gente me ve por la calle, me dicen: “Si no te digo esto nunca lo podrías saber, pero esta canción nos cambió como pareja o nos hizo amar más a nuestros hijos”. Siempre el lenguaje de esos testimonio es: “Cambié, corregí, reparé, arreglé cosas en mi vida o mi familia”. Testimonios así tengo cientos.

Continúa…

[ti_audio name=»Rabito 2″ width=»600″ height=»150″ autoplay=»0″]

3 Comentarios

  1. Despues de leer esta parte de la entrevista, le pedire a mi esposo que me escriba una cancion….que me dedique una…que salga de su corazon. (o sino q cante la de rabito) creo que me la merezco!! … ya que el se fue por mas de 100 dias tambien a Londres, al instituto de Jonh Stott, y eso fue muy dificil, aunque lo bueno fue que el tambien le prometio a Dios nunca separse de mi, tantos dias..

  2. Q verdad + profunda «… Escribo lo que la Palabra de Dios dice y para que el pueblo de Dios se edifique …» no es lo q ‘mas le gusta a la gente’ no es ‘lo q esta de moda’ … Es LO Q LA BIBLIA DICE … Amen!

  3. IBETTH HERNANDEZ

    mecaso el 14 de febrero del 2014 y me gustaria comunicarme con el para que este en mi boda para tener un recuerdo maravilloso de ese dia mi boda mi sueño mi anelo

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de