Desde la adoración privada (Quinta parte)

Desde la adoración privada (Quinta parte)

- en Desde la adoración privada
1365
0


Cómo escribir canciones desde el devocional personal.

Ya vimos las recompensas que puede recibir quien forma parte de un equipo de alabanza a causa de su vida de adoración diaria y personal. Hasta el momento hemos hablado del poder del Espíritu respaldando nuestro cantos y nuestra música y de la transformación que podemos experimentar en nuestro interior. Hoy veremos otra recompensa que probablemente usted no haya considerado antes: la inspiración. Si usted ya ha compuesto canciones durante sus tiempos devocionales entonces ya conoce esta maravillosa recompensa; pero si nunca lo ha hecho, entonces le recomiendo leer la entrada de hoy.

La máxima recompensa que un adorador puede recibir de su vida privada de adoración es una comunión más íntima con Dios. No hay nada más grandioso que tener la certeza que uno está cerca de su Padre y disfrutar de dicha relación. Sin embargo, podríamos enumerar más y más recompensas que se derivan de esta principal. Por ejemplo, la llenura del Espíritu Santo, peticiones contestadas, sabiduría para la toma de decisiones, además de las que ya comenté en entradas pasadas.

Ahora, la recompensa que quiero animarle a considerar es la inspiración para componer. Entre más tiempo pase en la presencia de Dios de forma disciplinada, más posibilidades de experimentar la creatividad para escribir canciones. En lo personal yo no sabía que existía esta bendición hasta que durante un tiempo de adoración privada descubrí mi llamado a la composición.

En el artículo Mis primeras dos canciones (haga click sobre el título para leerlo en este momento), relaté que mientras adoraba en mi habitación comencé a entonar un cántico nuevo que posteriormente estructuré en una estrofa y un coro. Es una canción sencillita, típica de alguien que está gateando en la composición. Aun así es una canción que significa mucho para mí porque fue la primera que compuse.

Como esa experiencia he tenido decenas de otras más. Estoy adorando, me dejo llevar por la espontaneidad melódica y aparecen las canciones. La mayoría las grabo en mi celular y las guardo para seguir trabajándolas después.

Así como esa podría citar más canciones que he escrito o han nacido durante mis tiempos privados de adoración: “Cordero de Dios”, “En comunión contigo”, “Contigo siempre”, “Quiero conocerte”, “Me alegraré en ti”, “En tu pecho”, “Siendo Rey”, “La oración del Señor”, entre muchas otras.

Ahora, ¿solo yo he experimentado estos génesis de composición durante mis devocionales? No, he aquí una colección de frases que he recopilado de las entrevistas que he hecho para la serie Conversando sobre composición y que le confirmarán que los cantantes y músicos que todos admiramos, también experimentan la recompensa de componer mientras practican la adoración privada. Por favor, lea detenidamente sus experiencias:

“Mas bien fue un deseo mío por adorar a Dios. Recuerdo que esa vez estaba en mi habitación con mi guitarra y estaba escuchando un casete en inglés de Integrity, ¡creo!, y al acabarse el casete el botón de play saltó, pero yo seguí tocando con mi guitarra y me quedé adorando al Señor espontáneamente. Allí nació mi primera canción”.
Coalo Zamorano.

“Un día yo estaba en mi habitación adorando al Señor y pensando en este concepto que te acabo de compartir [El encuentro de Dios y Moisés en Éxodo 33], y mientras oraba comencé a tararear una melodía. No es que me senté a componer, sino que muchos de mis tiempos de adoración eran así, yo inventaba muchas canciones espontáneas para Dios. Lo que pasó con “Cara a cara” es que esa vez sí quise salir de mi tiempo con Dios con una canción que resumiera el encuentro de Dios con Moisés. Poco a poco fui estructurándola y la grabé en mi casa”.
Danilo Montero.

“Cuando surgió la oportunidad que Danilo Montero grabara con Integrity Music me dijo: “Godo, pasáme las canciones que tenés”. Él me dio un día específico para dárselas, digamos: jueves, y el miércoles por la noche yo estaba terminando de grabar todas las canciones en mi casa. Eran como las 11 p.m. cuando las grabé. Al terminar me puse a adorar al Señor, o sea, quise hacer mi devocional y adorar a Dios libremente. De un momento a otro comencé a cantar espontáneamente: “Es por tu Espíritu”. No puedo decirte que quise escribir una estrofa, un coro y que las rimas funcionaran. No, de repente me dije: “¿Qué estoy cantando?” Fue como un canto que Dios puso en mi boca.
Godofrendo González

Sí, las canciones tienen que venir de una intimidad con Dios, no de tu cabeza sino de tu espíritu. Y el Espíritu de Dios no viene a ti porque de repente viste un ritmo o una tonadita que a la gente podría gustarle, sino que viene cuando fuiste al lugar secreto y es allí donde el Espíritu Santo toma de la mente de Dios y te lo revela a ti. Es cuando eso sucede que tus cantos romperán situaciones, actitudes y cambiarán los destinos de las generaciones”.
Jaime Murrell.

“Esa canción [“Junto a tus pies” que interpreta Danilo Montero] , tuvo mucho que ver con mi vida secreta con Dios. En ese momento comencé a crecer más en mi búsqueda del Señor y la canción surgió de meditar en el amor de Cristo. Lo que plasmé en la canción es eso, estar junto a él y lo maravilloso de su presencia”.
Saúl Morales.

“Sí, la canción: “Soy un altar” la escribí un día que me sentía muy mal y buscaba al Señor porque me sentía seco. O sea, a todos nos ha pasado eso, esto me sucedió hace como 5 años. Fue un tiempo difícil, sentía que Dios se había tomado vacaciones y que no me escuchaba y yo adoraba y adoraba, ¡y no pasaba nada! Ese día después de una hora de buscarlo en oración, el Señor me dijo: “Te quiero con el mismo corazón con el que venias antes, con el corazón que venías cuando nadie te conocía, cuando nadie te invitaba a ministrar”. Cuando escuché eso comencé a llorar quebrantadísimo. Luego que terminé de orar, comencé a cantar: “Qué hermoso que estás aquí, aquí tan cerca de mí, eres todo lo que quiero, me desespero por ti. Sorpréndeme una vez más, no me conformo Señor, eres todo lo que anhelo, quiero vivir para ti, déjame estar aquí junto a ti mi Jesús…”
Julio Melgar.

“Hay dos Salmos que escribí cuyas historias son especiales para mí porque me acuerdan el momento en que nacieron. Por ejemplo, el Salmo 5 que vos sabés que muchos han cantado de diferente forma. Este canto nació de la necesidad de levantarme temprano a orar. Me imagino que a todos les cuesta. Todos hemos leído, predicado o aconsejado que debemos levantarnos a orar por la mañana. Yo conozco poca gente naturalmente madrugadora. Sé que las hay pero a la mayoría nos cuesta. Hace algunos años buscando esa pasión por esa arca que te hablé yo estaba leyendo mucho el Salmo 5 porque quería aprender cómo era el rollo de levantarse temprano. A media que comencé a practicarlo me fue costando menos orar y escribí la melodía que dice: “De mañana me presentaré delante de ti, de mañana oirás mi voz, a ti oraré, etc” El testimonio de esto es que no importa si el día anterior dormí 1 ó 2 horas, cuando dan las 5 a.m. o un poquito antes, yo me despierto. No importan donde esté. Claro, es mi decisión levantarme. Uno debe ejercer dominio propio. Los mejores momentos que he tenido han sido allí en la madrugada. Por algo los salmistas escribieron lo que escribieron, porque en la madrugada hay una sensibilidad para recibir instrucción”.
Juan Carlos Alvarado.

“En primer lugar les hablaría sobre la sensibilidad. Ser sensibles a la voz de Dios. Yo no puedo ser sensible sino dedico el tiempo para escucharlo y conocerlo. No puedo pretender que de un día para otro salga una canción del corazón de Dios si nunca dedico tiempo para adorar y estudiar la Biblia. Hay que establecer como hábito permanecer en comunión con Dios. Cuando estás en comunión con él tu corazón se enternece y entonces eres más sensible a su voz. Creo que ese es el mejor hábito que puedes tener para componer de una manera sensible”.
Miriam Bloise
.

Espero haya disfrutado esta colección de pensamientos derivados de las entrevistas que he hecho a cada uno de ellos y donde testifican de cómo su vida devocional ha contribuido a su faceta de compositor. En las siguientes entradas hablaré sobre cómo desarrollar un devocional personal efectivo y también sobre cómo capturar canciones mientras adora en privado.

Continúa…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de