«Escribir una canción» (Primera parte)

«Escribir una canción» (Primera parte)

- en Escribir una canción
1844
2


Escribir una canciónEstudiando una letra de Arjona.

Hace algunos meses salió al mercado el disco más reciente del compositor guatemalteco Ricardo Arjona: “Poquita ropa”. Francamente respeto mucho su trabajo y lo considero un genio de la composición, pero en lo personal no comparto mucho de la filosofía que predica con sus canciones. Aun así me animé a escuchar fragmentos del nuevo disco en “Mixup”, la tienda de música y videos más grande en El Salvador. El asunto es que mientras me ponía los audífonos y a la vez tomaba el disco para revisarlo mis ojos se clavaron de inmediato en el track No. 6: “Escribir una canción”. “Mmm…” Pensé, “¿De qué tratará?” Al comenzar a escucharla solo pude decir: “¡Quééé cancióóón!” Dice tales verdades que me he tomado la libertad de usar los versos de la letra y derivar algunas reflexiones relacionadas al proceso de composición. Espero le sirvan.

En esta ocasión simplemente compartiré la letra y la canción en sí para que usted se familiarice con ella. En las próximas entradas diseccionaré los versos para estudiar la anatomía de su contenido.

“Escribir una canción”
Ricardo Arjona

Escribir una canción no es ir deprisa
como quieren ir de prisa los que asumen
que es un acto fisiológico y mundano
como hacer la digestión y crear desechos.

Escribir una canción es crear tormentas
en el corazón del que la pare con dolores
es un acto irreverente y solitario
como lo es la confesión de un condenado.

Es ir al cielo y abrir la puerta
meterse al cuarto de un dios noctámbulo
y esperar a que esté dormido
para robarle algún verso suyo.

Salir despacio y sin dejar huella
y conspirar contra el gran peligro
de que se enteren que un dios bohemio
es el autor de lo que compartes.

Si escribí por escribir algunas veces
pa’ aumentar el inventario en la despensa
si un encargo me obligó al sacrilegio
de sentirme un arquitecto de emociones.

Si escribir una canción no es ejercicio
que mejora con la práctica y el tiempo
es pegarle un bofetón a la rutina
y rasgarle la piel a lo imposible.

Es ir al cielo y abrir la puerta
meterse al cuarto de un dios noctámbulo
y esperar a que este dormido
para robarle algún verso suyo.

Salir despacio y sin dejar huella
y conspirar contra el gran peligro
de que se enteren que un dios bohemio
es el autor de lo que compartes.

Que quede claro que las canciones
se las robamos a un dios dormido.

Continúa…

2 Comentarios

  1. ROSA: Sï, bueníaima la canción. Gracias por comentar.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de