La Aventura de Componer (Primera parte)

La Aventura de Componer (Primera parte)

- en La aventura de componer
2400
9


Congreso: «Señor, ¿en qué puedo servirte?», 1998.

Son más de diez los años que llevo escribiendo. Al inicio no me sentía cómodo con afirmar que era un compositor pues a penas estaba comenzando. Pero con el transcurrir del tiempo he comprendido que realmente lo soy. No un compositor profesional; más bien, un amateur. Nunca estudié para serlo, simplemente me introduje a la Aventura de Componer cuando recibí mis primeras clases de piano.

Tenía 21 años cuando conocí a Albert Allen, un compositor, músico y master en administración de empresas (graduado en EE.UU.) que vivía en El Salvador en los años noventa. Recuerdo que por hay de 1996 estábamos conversando en el parqueo de la iglesia cuando me dijo: “Uno de los llamados que Dios ha puesto en mi vida es enseñar a otros a tocar piano”. Al escucharlo le dije: “Oye, yo estoy dispuesto a aprender, ¿me enseñarías?” Una semana después comenzamos las clases.

La primera lección la recibí en la iglesia, las demás en su casa. Yo ya conocía algunas de sus canciones, pero cuando él se convirtió en mi maestro (y amigo) me mostró algunas más que había compuesto. No sé cómo sucedió, sólo sé que una semana después de haber aprendido mis primeros acordes ya había escrito una canción. Era una canción escritural basada en el Salmo 139. Se la mostré a Albert y le gustó. Me sugirió algunos cambios y quedó genial.

Un par de años después de haber iniciado mis clases (que por cierto no duraron mucho) mi iglesia organizó un congreso con Marcos Witt que se llamó: “Señor, ¿en qué puedo servirte?” basado en el libro que recién él había publicado. Mis líderes sabían que yo componía y uno de ellos me animó a escribir la canción lema del evento. Jamás había hecho una canción por encargo, pero como tenía algunos meses para hacerla, acepté el desafío.

Un mes después de que me la pidieran logré terminarla. Después de varios intentos fallidos de sentarme al piano, un día, mientras me bañaba, vino la inspiración. Por cierto, hace poco escuché una entrevista radial que le hicieron a Juan Luis Guerra donde dijo: “Me gusta componer en el baño, por la acústica, porque allí todo suena mejor. El baño tiene un ´rever´ natural” (1). Tiene razón. ¡Doy fe de ello!, jeje. Así que ese día mientras me bañaba brotó de mi la letra y las frases melódicas de lo que llegó a convertirse en la canción: “Señor, ¿en qué puedo servirte?”, que sirvió de lema para ese congreso que se celebró en San Salvador en el año de 1998.

Señor, ¿en qué puedo servirte?
Noel Navas

Si hombres, mujeres o niños
requieren de alguien a la par
Si son hermanos o amigos
y una mano han de necesitar

Coro:
/Señor, ¿en qué puedo servirte?
este día será mi oración
Señor, yo quiero servirte
en algo grande o pequeño lo he hacer/

Si es en un lugar lejano
donde requieras mi labor

Si es abandonando todo
que tú me has de utilizar

Fue a través de esa experiencia que conocí a Jaime Carías, quien interpretó mi canción y con quien después trabajaríamos juntos en un par de ocasiones más. Fue a causa de esa canción que visité por primera vez un estudio de grabación y donde comencé a conocer lo que implica el proceso de producción musical. Además, tuve el privilegio de escuchar mi canción en algunas radios del país y a más de 25 mil personas cantarla en el Estadio Cuscatlán la noche de cierre del congreso “Señor, ¿en qué puedo servirte?” ¡Se oyó espectacular!

Continúa…

Notas:
[ppopup id=»6118″]escúchela aquí[/ppopup]

(1) Entrevista a Juan Luis Guerra en Caracol 1260 AM, en Miami el 14 de Marzo de 2007.

9 Comentarios

  1. alfredo alonzo

    hey brother de verdad de todo corazon gracias por poner a disposicion tu experiencia a disposicion de los que intentamos hacer algo con nuestros dones,, thanks, que Dios te siga inspirando y motivando para ser de bendiciones,,,,,,,,,

  2. Noel, nos inspiras…
    Es de gran bendición saber que hay un gran potencial en nosotros para bendecir a Dios y a las personas. Dios te bendiga Noel

  3. Rene Dominguez

    Me alegro saber de ti, me gusta tu blog, espero que Dios bendiga abundantemente tus proyectos.

  4. Guau!!!! Bendiciones realmente tu experiencia me es de mucha bendicion y q bueno saber q un compatriota tiene ese don….Q Dios prospere todos los planes de tu vida….

  5. Noel… que bueno que podes bendecir a muchas personas y servir no solo de admiracion sino de inspiracion para poder alcanzar sus sueños, este proceso que has pasado lo veras recompensado pronto departe de Dios.- Bendiciones.

  6. esta interesante lo que platicas, es bueno saber como Dios puede usar a todas las personas que como tu dijiste, estan dispuestas a servir, soy nuevo en tu blog, y la verdad estoy muy interesado en aprender a componer caniones y sobre todo estoy dispuesto a aprender, ya he compuesto algunas, pero no todas me gustan, por lo tanto aqui estoy listo para aprender todo lo que el Señor a depositado en tí

  7. meybelyn juarez

    hola noel,realmente,es genial lo que publicas en este articulo,y lo mejor es que a través de esto podes bendecir a muchas personas, yo soy una de ellas. en serio me encanta este blog, aunque no tenga mucho de conocerlo,y lo que mas me gusta es que pones cosa reales, yno fantasia.me parecistes una persona genial,sigue adelante ,que DIOS TEBEMDIGA…!!

  8. Caramba !!!.
    Que trabajo tan bien hecho. Muy bueno.
    Como haces para los arreglos musicales ?.
    Es decir, tu mismo tocas el acompañamiento ?. Usas computadoras ? Secuencias MIDI ?.
    Como es el proceso para concebir la musica que acompaña a las melodias y letras que escribes ?
    Bueno, si has respondido ya todo esto en otras entradas de tu blog, y si no es molestia, señalas por favor, para no hacerte reescribir algo que hayas compartido.
    Excelente trabajo.
    Que sigas ejercitando lo que Dios te ha puesto en las manos para que hagas.
    Muy bueno, de verdad.
    Raúl Campomás.

  9. RAÚL: La verdad es que no he respondido esa pregunta en ninguna parte, jajaja, o sea, aún faltan muchísimos temas por publicar y dentro de ellos estará ese: el acompañamiento o arreglo musical. Pero te puedo decir lo siguiente: Cuando yo hago la canción, por lo general hago la melodía y la letra de una vez, en mi mente, mientras adoro al Señor o mientras desarrollo mis actividades diarias. Luego la grabo y ajusto detalles de la melodía y la letra. Por último, busco los acordes en el piano. ¿De dónde los obtengo? La misma melodía que he creado me guía hacia ellos. Después, como en el caso de la canción: «Señor, ¿en qué puedo servirte?» o cualquier otra que haya escrito, busco a un arreglista. Yo no soy arreglista musical, pero un par de amigos que tengo sí lo son y los busco para que ellos vistan mi canción. Ellos, como buenos diseñadores de moda, por decirlo así, saben cuál es el atuendo apropiado que necesita mi canción y yo confío en su criterio y ellos en el mío si les pido idear algo mejor a lo que me proponen. En fin, escuetamente ese es el proceso.

    No sé lo siguiente te servirá a esta altura de tu encuentro con mi blog, pero te recomiendo leer las primeras 6 partes de la serie: «El génesis de una canción». Has click aquí: http://www.laaventuradecomponer.com/?cat=15. Allí conocerás por lo menos superficialmente cómo es que puedes tú comenzar a escribir canciones. Te anticipo que en el mes de Febrero próximo iniciaré una serie que se llamará: «Los tres carrilles hacia una canción» (o algo así, aún estoy decidiendo el nombre) donde mostraré la forma en que todo compositor escribe sus canciones, con sugerencias prácticas para todos aquellos que quieran iniciar su Aventura. Probablemente y en alguna medida aborde el aspecto de los arreglos musicales.

    Gracias por comentar mi bro…

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de