Cómo hacer que sus canciones sean escuchadas

Cómo hacer que sus canciones sean escuchadas

- en Misceláneos
1856
1


Por: Paul Baloche.

Usted no tiene que ser un líder de alabanza para escribir canciones de alabanza, solo necesita ser un adorador. Pero ser un líder de alabanza tiene sus ventajas. Le da un laboratorio para probar sus nuevas canciones y una plataforma para que sus canciones sean escuchadas. Así que, si usted no es un líder de alabanza, usted necesita al menos alguna clase de conexión con el departamento de música de alguna iglesia o alguien que pueda mostrarle sus nuevas canciones a quien sea capaz se usarlas y escucharlas.

Aquí hay una clave: componga canciones para su iglesia local y no para grandes proyectos imaginarios. Sirva a su congregación local. Usted los conoce y ellos lo conocen a usted. Si sus canciones funcionan para ellos, entonces funcionarán a gran escala. La Biblia nos manda a despojarnos de las ambiciones egoístas. No puedo enfatizar mucho esto. He conocido a tantos aspirantes a compositores que han perdido el gozo y están constantemente frustrados debido a que pusieron a Dios dentro de una caja. En lugar de servir fielmente a su congregación y dejar a Dios promoverlos a su tiempo, están ansiosos tratando de “hacer que las cosas ocurran”. Este no es siempre un proceso cómodo pero es el proceso que he observado en la mayoría de compositores que conozco: Brenton Brown, Matt Redman, Tim Hughes, Glenn Packiam, Jared Anderson, Jon Egan, Tommy Walker, etc. Podría seguir listando a los compositores que han tenido la misma experiencia que yo, la cual era servir en una iglesia local, escribir muchas canciones con la iglesia local en mente y ocasionalmente presentar las más fuertes a una comunidad más amplia. Mientras usted es fiel en el lugar en el que está, Dios tiene una manera de crear oportunidades para que sus canciones lleguen a otras iglesias.

Le pedí a mi amigo Craig Dunangan, quien es el vicepresidente de publicación de música y recursos para iglesias de Integrity Music y quien básicamente empezó worshiptogether.com hace más de diez años, que listara las mejores formas para que nuestras canciones sean escuchadas cuando apenas empezamos:

1. Comparta sus canciones dentro de sus círculos de influencia actuales. Las oportunidades inician con las relaciones. Si usted es parte de una denominación, comparta las canciones que realmente “funcionan” en su congregación con el comité musical de su región o estado. Si a ellos les gusta, probablemente las compartirán con otros y la canción tomará vida fuera de su iglesia local. Cree una comunidad de líderes de alabanza locales donde pueda compartir ideas y canciones. Inicie con simples demos y acordes o partituras. Si sus colegas gustan de sus canciones, las probarán en sus iglesias. Si funcionan ahí, donde no hay incentivos personales para que les gusten a sus congregaciones, entonces dicha canción será bien recibida en otras iglesias.

2. Grabe y distribuya grabaciones de sus canciones originales. Tiendo a prestar más atención a una grabación bien empaquetada de una iglesia local, que a una de demos individuales. Si los pastores y congregaciones creen en su ministerio y en sus canciones lo suficiente como para grabarlas, eso habla de respaldo de parte de ellos y de fidelidad de parte suya. Nosotros incluso hemos pedido cartas de recomendación del pastor o del staff ministerial. Una vez que usted tenga una grabación respetable, envíela a sitios como Grassroots Music Distribution, WorshipMusic.com o Song Discovery. Todos ellos recibirán y revisarán con gusto grabaciones independientes y en algunos casos, harán las canciones o productos disponibles para sus constituyentes.

3. Asista a conferencias de alabanza y de música. Estos son los mejores lugares para conocer y desarrollar relaciones con líderes de alabanza y compositores reconocidos a nivel nacional. Estas podrían ser oportunidades para compartir canciones o concursos donde las canciones son evaluadas y premiadas.

4. Involúcrese en un ministerio itinerante limitado. Si Dios le ha dado excelentes canciones para la iglesia, entonces compártalas en otras congregaciones. Esto asume que usted tiene la habilidad de presentar sus canciones con excelencia, habilidad que hace justicia a las canciones. Cuando usted esté listo para esto, no deje su iglesia local. Permanezca anclado donde sus dones fueron nutridos y motivados en primera instancia. Permanezca cerca del pozo del cual proviene su vida e inspiración. Sin embargo, con la bendición del liderazgo, busque y acepte invitaciones de otras iglesias. Esto incrementa la oportunidad para que alguien de influencia escuche sus canciones y comparta su nombre o música con aquellos que le pueden dar una plataforma más amplia.

Hay multitud de formas en las que sus canciones pueden ser oídas y cantadas. Pero, las cuatro previas son por mucho los mejores primeros pasos que, desde mi experiencia, llevan a que las canciones ganen una mayor plataforma.

Craig también tiene un pequeño consejo además de la motivación y la actitud. Dice: “Algunos cristianos sinceros se preocupan por su motivación al componer canciones. Pero no tenga temor de ejercitar su don por el miedo a hacerlo por motivos equivocados, o porque podría convertirse en aquel hombre del cual habló Jesús, que enterró su talento y fue castigado por ello. Nuestros motivos pueden variar de día a día: 80/20, 90/10, 50/50. Eso no es del todo malo. Ore por pureza y actitud de servicio, y camine hacia el frente y escriba sus composiciones”.

Excelente perspectiva de una de las primeras personas a quienes les envié mis nuevas canciones. Su retroalimentación y sabio consejo han sido una gran ayuda para mi ministerio por años. Oro que muchos de ustedes presten atención a su consejo y empiecen a escribir, escribir, y escribir más canciones para que la iglesia local las cante.

Recuerde Filipenses 2:13: “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”.

Noel Navas.

1 Comentario

  1. Muy interesante este articulo, Noel, para los que quieren componer para Dios y usar sus talentos para El. Estoy de acuerdo en trabajar primero con la iglesia local primero o el medio donde uno está antes de pensar en las naciones. En vez de tener deseos y ambiciones egoístas, uno lo que debiera tener es simplemente el deseo de que el Señor sea glorificado con las canciones que uno haga para El y darle frutos, porque a eso somos llamados. Luego las promociones vendrán por añadidura. 🙂 Saludos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de