Dos preguntas que nunca hago

Dos preguntas que nunca hago

- en Misceláneos
2174
1


¿Las quiere conocer?

Hace unos meses vi a través del canal de videos Youtube una entrevista que el periodista peruano Jaime Bayly le hizo al compositor español Joaquín Sabina. En medio de la conversación Bayly lo interroga sobre qué cosas le desagrada que le pregunten en una entrevista… “¿Qué me inspira?” responde Sabina, “¡¡¡Qué sé yo lo que me inspira!!!” exclama entre risas. La otra pregunta que le desagrada es: “¿Qué le dirías a la humanidad?” afirmó. Bueno, después de ver la entrevista, ¿adivine qué dos preguntas nunca hago a los compositores que entrevisto? ¡Exacto! Esas.

Algunos piensan que esto de andar entrevistando a compositores es fácil, que cualquiera lo puede lograr. Pero no, no es así. Si usted intentara entrevistarse con quienes yo lo he hecho es muy probable que no lo consiga. ¿Por qué? Porque a menos que tenga una razón muy especial, no se la concederán. ¡Tal vez si usted representara algún medio de comunicación! Aún así, conseguir entrevistarse con los cantantes, músicos y compositores puede ser difícil.

¿Cómo entonces las he conseguido? Bueno, ya contesté esa pregunta a través del artículo: Sicómoros y entrevistas, donde explico que han sido amigos quienes me han ayudado en muchos de los casos. Otra ha sido una cuestión de búsqueda, esfuerzo y persistencia personal. Pero algo que no dije en esa entrada es que yo creo que algo que me ha ayudado es un plan de Dios detrás de todo esto. Sí, en serio. Sin afán de espiritualizar el asunto yo soy el principal sorprendido de lo “relativamente” (entre comillas) fácil que me ha sido entrevistar a la mayoría de compositores. Entre ellos algunos de los más destacados, como: Marcos Witt, Alex Campos, Emmanuel Espinoza y Marcos Vidal.

Entonces, ¿cómo he conseguido conversar con ellos? ¡Pura providencia divina!

Póngase a pensar: la mayoría de músicos y cantantes de gran proyección internacional viven lejos de El Salvador. ¿Cuándo entonces uno podría tener acceso a ellos? Bueno, cuando visitan el país o algún país centroamericano. Aún cuando vienen cerca, piense: Muchos de ellos son celebridades. Vamos, no nos engañemos, ¡lo son!, cosa que no está mal pero que dificulta la accesibilidad. A esto súmele que cuando visitan una ciudad por lo general restringen (sino es que cierran) toda posibilidad de entrevistas. ¿Por qué? Porque vienen con el tiempo limitado. Llegan una tarde, dan el concierto y se van la siguiente mañana.

Además, si usted no lo sabe, conceder entrevistas es cansado. Imagínese conversar una hora con 10 medios de comunicación luego de viajar por 2 ó 3 horas por avión sin haber comido (o comido mal), sin haber dormido (o dormido mal) después de venir de otro lugar donde ministraron y donde también dieron una hora más de entrevistas. ¡O sea! Conceder entrevistas es cansado y consume demasiado tiempo. Por eso cuando visitan un país prefieren concentrarse en descansar, realizar la prueba de sonido, ¡tal vez una conferencia de prensa!, ministrar en el concierto e irse.

De paso le comento que cuando algunos músicos y cantantes oyen la palabra “entrevista” no crea que se les acelera el corazón por la emoción de conversar. No, a veces quienes los han entrevistado les han hecho preguntas tan intrascendentes que cuando están frente a otro entrevistador (¿Yo?) piensan: “¿Y hoy qué intrascendencia me irán a preguntar?”

La otra vez alguien me contó que una entrevistadora le preguntó a un cantante muy destacado (omito el nombre): “Oye, fulano, ¿qué detergente usas para lavar tu ropa?” ¡Imagínese! Quizá por eso ellos restringen la posibilidad de dar entrevistas porque prefieren maximizar su tiempo y energía en cosas más importantes como descansar en el hotel, dar su concierto y regresar a casa. Digo.

Hace un par de años estaba en evento de jóvenes en Guatemala. Habían llegado una buena cantidad de predicadores y artistas cristianos, y ni se diga de asistentes. Entre los conferencistas estaba Danilo Montero. Resulta que Danilo y yo habíamos quedado de evaluar la posibilidad de conversar y grabar la entrevista para el blog en dicho lugar y mientras lo esperaba afuera de un salón del hotel, donde le estaban realizando otra entrevista, pues conocí a la persona que estaba manejando las agendas de todos los artistas en dicho evento. Es decir, la de Marcos Witt, Danilo, etc.

A medida que conversábamos le pregunté si Marcos había dado entrevistas durante su visita. Me dijo que no y de paso, me mencionó que a muchos de ellos no les gusta dar entrevistas. “¿Por qué?” Le pregunté. Me dijo: “Es que algunas veces quienes los entrevistan les hacen preguntas que ellos sienten que están perdiendo su tiempo respondiéndolas?” Y continuó diciéndome: “Por ejemplo, a veces se programan conferencias de prensa al nomás salir del aeropuerto. Al comenzar algunos le preguntan: ‘Fulano, ¿qué disciernes en la atmósfera espiritual del país ahora que has venido?’ Yo los he visto contestar: ‘No lo sé, ¡acabo de llegar!’ A ese tipo de preguntas y otras más me refiero con hacerles perder el tiempo”.

Interesante.

En resumen, lo lejos que viven, el tiempo limitado con que cuentan, la inaccesibilidad de quienes los traen, las entrevistas intrascendentes que algunos les han hecho, el cansancio y además, ¡que yo soy un perfecto desconocido!, dificulta la posibilidad de entrevistarlos. En este sentido insisto: después de haber hecho tantas entrevistas a personalidades tan importantes de la música cristiana pienso que hay un plan divino detrás de mi éxito de contactarlos y de conversar sobre sus propias Aventuras de Composición.

El plan al que me refiero tiene que ver con usted y conmigo. Las conversaciones sobre composición que he publicado lo inspiran a usted y me inspiran a mí. Pienso que esa es suficiente razón para que Dios me haya concedido realizar tantas buenas entrevistas: que todos seamos bendecidos. Además, como he dicho en otras ocasiones, creo que dentro de la agenda celestial está publicar en un libro las mejores entrevistas que he realizado y de este modo muchos más sean inspirados. Claro, si alguna editorial cristiana algún día se interesa, je.

Bueno, a esta altura del proyecto: La Aventura de Componer, sigo convencido que todo cuanto estos músicos, cantantes y compositores comparten bendice a todos aquellos interesados en el mundo de la composición. Y no solo a ellos, sino también a quienes las leen sin importar que no canten, toquen o compongan. Los principios, la filosofía de vida, los testimonios y los consejos que comparten tienen el potencial de inspirar a todo aquel que lea nuestras conversaciones.

Mientras tanto sigo entrevistando bajo la misma filosofía… No hacer las dos preguntas que Sabina considera absurdas.

Noel Navas.

1 Comentario

  1. Siga, sin desmallar hacia la meta! 🙂

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de