La canción de Missy

La canción de Missy

- en Misceláneos
2590
16


la-cabaaaLa composición de una niña de 6 años.

Soy curioso por naturaleza. Había leído tantas buenas referencias en la Internet sobre “La cabaña” que me inquietó leerlo. El empujoncito que necesitaba me lo dio Altar7.com donde leí una reseña del libro; sin embargo, lo que más me llamó la atención fue la editorial que lo publicaba: Planeta. “¿Una editorial secular publicando a un autor cristiano? Este libro ha de tener algo especial”, pensé. Una par de días después me encontré en la librería La Ceiba adquiriendo un ejemplar. Lo comencé a leer, no lo pude dejar. Todo libro quedó en segundo plano hasta que lo terminé, me atrapó la historia. ¡Impresionante! ¿Y al final? ¡Sorpresa! Una niña compositora escribiendo una canción para su padre.

No se preocupe de leer esta entrada, yo también soy de los que no les gusta que le cuenten los finales de las películas ni de las novelas de ficción. Curiosamente cuando llevaba “La cabaña” a la mitad visité una librería cristiana y cuando la vendedora vio el libro bajo mi brazo comenzó a contarme el final. Inmediatamente me alarmé: “¡Oh, no! ¡Qué mala onda esta tipa!” La interrumpí cambiando el tema: las novelas de ficción de editorial Tyndale en el escaparate. Tomé un par y le pregunté qué tal estaban. ¡Peor! Comenzó a contarme las historias y los finales de cada novela mientras yo por dentro: “¡Qué mala vendedora! ¡Eso no se hace!” Perdí mi deseo de comprar alguna por lo menos hasta que olvide todo lo que ella me dijo.

Bueno, yo no voy a actuar como la vendedora mata ventas de la que acabo de hablar. Al contrario, lo voy a estimular a que lea “La cabaña” de una forma diferente a la que otros sitios en Internet lo han hecho y harán. Le voy a brindar una breve reseña presentada desde otro ángulo de la historia: la composición de canciones. “¿La composición de canciones?” se preguntará, “¿Acaso es un libro sobre cómo componer?” No, no lo es. Siga leyendo nomás, que lo que voy a contarle es a penas el 1% de la trama de “La cabaña”. Ya se lo había dicho: no seré con usted como la vendedora mata ventas fue conmigo. Seré más misericordioso.

La contraportada de “La cabaña” dice:

“La hija menor de Mackenzie Allen Phillips, Missy, es raptada durante unas vacaciones familiares, y se encuentran evidencias de que pudo haber sido brutalmente asesinada en una cabaña abandonada en lo más profundo de los bosques de Oregon. Cuatro años después, en medio de su Gran Tristeza, Mack recibe una sosprechosa nota, al parecer procedente de Dios, invitándolo a regresar a esa cabaña durante un fin de semana. Contra toda razón, Mack llega una tarde de invierno para retornar a su más oscura pesadilla. Lo que encuentra ahí cambiará su vida para siempre”.

¿Lo ve? No le estoy revelando nada que el libro, otras reseñas o la editorial misma hayan dicho antes; sin embargo, le mostraré el 1% de la historia. Vamos, no tema; al contrario: aprenda.

Efectivamente, Mack tiene un encuentro con Dios en la cabaña misma donde asesinaron a su hija. El libro lo atrapará en su narración. Usted querrá saber más y descubrir sobre qué cosas conversaron. Mientras lo lea sentirá su alma volar, su mente dibujar y entre páginas sus lágrimas rodar. Como dice Sarayu: “Es que hay lágrimas que limpian el alma”. A medida que avance se sorprenderá por la forma tan inusual de describir la presencia de Dios. A mi modo de ver la más creativa que jamás haya leído.

“¿Qué tiene que ver esto con la composición?” preguntará. Bueno, durante su encuentro con la Divinidad en tres ocasiones a Mack le llama la atención una “melodía obsesiva” que Dios entona, por ejemplo, mientras prepara el desayuno una de las mañanas de ese transformador fin de semana. Cuando leí la expresión: “melodía obsesiva”, recordé lo que algunos compositores recomiendan cuando de componer se trata: “Cuando componga no olvide ponerle a su canción una melodía pegajosa”. Obsesiva, según “La cabaña”.

Pienso que esta es una característica de las buenas canciones, que tengan una melodía tan agradable, tan pegajosa, ¡tan obsesiva!, que usted no la pueda sacar de su mente. Y más importante: que otros tampoco quieran dejarla de tararear cuando se las muestre. Haga la prueba, cuando escriba una canción muéstresela a otros y vea si les deja tan buen sabor que no la quieran dejar de entonar, por lo menos algunas notas. Inténtelo, si su tonada no los emociona y los atrapa probablemente hay que buscar una mejor opción. Pienso que una melodía obsesiva, “pegajosa” le llamamos la mayoría, es un buen parámetro (de entre varios) de la buena composición.

Volviendo al libro, me resultó sumamente conmovedor descubrir que al final de la trama esa “melodía obsesiva que había cautivado a Mack” era de una canción que su pequeña Missy le había escrito sin que él lo supiera. Sí, la escribió su hija asesinada. Y a través del relato Dios la tararea ocasionalmente. Por eso, a pesar de que uno no escucha la canción la imaginación del lector vuela mientras en una especie de despedida el Espíritu Santo le canta a Mack la canción que Missy compuso para él. Leerá la letra más no escuchará la melodía, por lo menos de forma audible; sin embargo, si uno se esfuerza… se puede escuchar con el corazón. No podrá evitar llorar.

En fin, le invito a dos cosas:

Primero, nunca olvide que una característica de una buena canción es que es obsesiva. Tan obsesiva que hasta Dios la quiera entonar, jeje.

Y por último, vaya a su librería más cercana y adquiera un ejemplar de “La cabaña”, de Paul Young. Es un libro que le dará un atisbo de la presencia de Dios. Y no solo eso, sino de respuestas a preguntas existenciales que todos alguna vez nos hemos hecho. Usted me agradecerá que le haya recomendado esta lectura.

¡Ah! Y no se preocupe…

Solo le conté el 1% de la historia…

En serio.

Noel Navas.

Ssshhh…. Baje la voz… ¡Le voy a contar un secreto! Quienes dejen un comentario en esta entrada tendrán la oportunidad de ganar un ejemplar de “La cabaña” este próximo 19 de Agosto. El ganador será notificado vía correo electrónico.

16 Comentarios

  1. Carolina Villalta

    aqui toy yoooooooooooo me lo quiero ganar!!!!

  2. ahhh io lo quierooo no lo encontre en Monterrey 🙁

  3. hola pertenesco una sociedad anonima llamada » los no me alcanza para comprar ese libro» (jaja) y andamos Viendo si nos Relagan un librito hey noel me boy a poner en ayuno y oracion por ese libro deveras, jajaja viejo si estas chista esa anecdota de la vendedora jaja Salu

    PD. Me Quiero GAnar el LIbro POr que asta aora solo e leido dos

  4. Yo también qiero ser obsesiva en Dios, lo anhelo, lo quiero y lo deseo. Ah, y quiero el libraooooooooo yaaaaaa!!!!!

  5. Yo quiero ese ejemplar Noel… es para mi… no importa que ya lo tenga, quiero otro para regalar… lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero,lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero… porfa. Salú.

  6. Noel, por supuesto que me encantarìa tener ese libro, ese 1% me cautivò positivamente, y Dios quiera que sea yo la ganadora. me avisas por favor, e 19 de agosto, espero leer la buena noticia. Mientras leia ese pequeño comentario del libro me reconfirma a Dios como un restaurador y consolador, en la vida de sus hijos.

  7. q hay hola soy Hermano de kirian y primo de kevin bueno al al saver de esta super rifa me anoto y Primero Dios me lo pueda ganar
    Cuidate amigo Bendiciones

  8. hola hey me di cuenta de la pagina por kevin (kevincito) y edsta super te felicito

  9. Suena super interesante!!! La voy a buscar!

  10. Bendiciones Hno. Noel

    encontre por alli un analisis de dicha novela de ciencia ficcion, pero me llaman mas la atencion los comentarios a dicho analisis.

    me gustaria conocer su punto de vista, ya que usted ya la leyo o esta a punto de terminar de hacerlo.

    le dejo el link de el analisis por si quiere hecharle un vistazo.

    Que Dios le bendiga!!!!

  11. NELSON: Debido a tu comentario me tomo la libertad de responderlo ya que si te fijas bien, no he respondido los comentarios de esta entrada debido a que incluye el concurso de ganarse el libro.

    Bueno, efectivamente visité el sitio que me mencionaste y leí la mayoría de los argumentos de quien escribe en el sitio. Te mentiría si te digo que los leí todos porque es demasiado largo, pero me bastó con leer el 60 o 70% para darte a ti mi opinión.

    En primer lugar, te felicito por la inicitiva de leer algo con relación a «La cabaña» adicional a lo que compartí. Lo que hiciste es bueno y vamos, ojalá otros también tuvieran esa misma iniciativa. De seguro tú sabes que todos los bestseller tienen sus opiniones a favor y en contra.

    En segundo lugar, respeto las opiniones de quien escribe en el sitio que me invitaste a leer. Es una persona honorable y digna de mi mayor respeto. Sin embargo, te invito a que tú personalmente leas el libro y saques tus propias conclusiones al repecto. No permitas que alguien te prejuicie sobre algo que no has leído. Como me dijo alguien una vez: «Los fariseos fueron más sabios que nosotros al preguntarle a Juan el Bautista si él era el Cristo o no». Es decir, los fariseos verificaron por ellos mismos cuál era la verdad sobre Juan. Igual tú debes hacer lo mismo, verifica de primera fuente la verdad, tú leyendo el libro, antes de dejarte llevar por los argumentos de otros. Aún por los míos.

    En tercer lugar, si al leer el libro encuentras algo que choca con la Escritura entonces pon atención, pero sigue leyendo. Pablo escribió: «Examinadlo todo y retened lo bueno». Yo creo que el libro es lo bastante bueno como para disfrutarlo y para que te hable. Por eso lo estoy obsequiando. No me atrevería a regalar un libro que dañaría a los lectores.

    En cuarto lugar, con lo anterior no estoy diciendo que hay que disculpar errores doctrinales. ¡Para nada! Por lo menos yo no me percaté de alguno, la verdad no era mi finalidad encontrarlos. Sí te confieso que ví un par de párrafos (no recuerdo cuáles) que pensé evaluar después. Pero yo leí el libro de corrido y vieras como me ha bendecido. ¡Espero que contigo también!

    En quinto lugar, recuerda que es un libro de ficción. Y la ficción usa mucho la imaginación. Te aseguro que el autor nunca tuvo la intención de ser irreverente ni ofensivo como claramente lo dice el sitio que me recomendaste. Creo que exagera. Por eso te animo a que lo leas por ti mismo, con ojos y corazón atentos pero igual disfrútalo.

    Por último, evalúa tú mismo el libro. No dejes que otros lo evalúen por ti, claro, considera lo que ya leiste o te has enterado, pero no dejes de ser bendecido por comentarios que no estoy seguro hayan considerado la intención del escritor y la ficción en sí. Como este blog no trata de evaluar obras literarias me reservo el derecho de esgrimir. Para otro blog o foro será.

    Mientras tanto te felicito por tu iniciativa de evaluar sitios que argumentan el libro, eso casi nadie lo hace. Pero también te animo a que leas otros que hablan a favor de él. Luego cuando leas tú mismo el libro saca tus propias conclusiones.

    Muchas gracias por comentar y cualquier cosa estoy para servirte.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  12. Gracias por la respuesta hermano Noel

    Con sus palabras me confirma que este sitio web es de bendicion y de gran ayuda para mi crecimiento espiritual.

    Que Dios le bendiga por tomarse el tiempo de ayudarnos.

  13. NO PUEDE SER!! Estuve a un numero de ganarmela!!!!

  14. Winston Dos Crucez

    Bendiciones mi estimado hno. Noel, he leído este post que increíblemente aún solamente con haber sabido ese 1% mis ojos se llenaron de agua, lastimosamente he llegado 2 años tarde para participar de la entrega de dicho libro…

    Bendiciones de la mano de papá Dios para su vida… Espero pronto tener el privilegio de leer tan recomendado libro…

    Winston Dos Crucez
    Compositor en progreso
    El Salvador

    (Cualquier similitud del pie de página es pura coincidencia, bendiciones)

  15. Heeey yo lo quierooo!! yo lei el de la hormiguitaaa y me sirvio de muchooo yo quiero me parece muy interesante Noel!!!

  16. Dios cumple sus propositos en nuestras vidas… hace un par de meses Dios me dio en un sueño una cancion que se ha vuelto obsesiva… y al leer tu comentario del libro me pàrece impactante como Dios nos lleva a componer adoracion y alabanza que suelta cadenas…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de