Wendy´s, Daniel y yo

Wendy´s, Daniel y yo

- en Misceláneos
4130
4


wendyc2b4sLa composición requiere concentración.

Hace dos lunes salí a cenar con mi amigo Daniel Cuellar. Desde que nos vimos en el Congreso Integral 2009 quedamos de vernos y conversar más a menudo. Así que dándole seguimiento a nuestro deseo de interactuar más salimos a comer hamburguesas. A mi modo de ver las mejores hamburguesas en El Salvador las sirve Wendy´s. Lo siento por quienes prefieren Burger King o McDonald´s. A mi me gusta más Wendy´s. Bueno, allí entre bocado y bocado sostuvimos una conversación sobre composición muy interesante.

Por si no leyó el artículo que publiqué relacionado al Congreso Integral 2009 esa vez comenté como Daniel, Claudia (su esposa) y yo sostuvimos una interesante conversación al medio día mientras almorzábamos. Lo que en ese artículo no dije fue que mientras comíamos, por cierto: en Burger King… Sí, sí, lo sé, comí allí. Lo que pasa que después de Wendy’s mis segundas favoritas son esas, jeje. En fin, lo que no mencioné fue que mientras comíamos en Burger King Daniel me comentó que la única canción que había escrito en su vida había sido la que le escribió a Claudia y que le cantó el día que se casaron. A partir de entonces jamás volvió a escribir.

Bueno, desde esa vez que almorzamos fue hasta hace dos lunes que nos reunimos en Wendy´s. Mientras cenábamos recordamos amigos, hablamos de música y para variar conversamos sobre composición. Daniel me comentó que desde aquella vez que almorzamos le quedó la espinita de volver a componer. Me dijo que aunque tiene un piano en casa a veces le es imposible sentarse a tocar porque siempre se presenta algo que hacer: sus hijos queriendo jugar o su esposa pidiéndole algún favor.

Lo que Daniel hizo fue pedirle a su familia que cuando lo vieran al piano por lo menos le dieran un espacio de 15 minutos para tocar y cantar a solas. Solo eso. Ellos compresivamente aceptaron y ahora aparta unos minutos al día para hacerlo con libertad. El asunto es que esos 15 minutos de concentración llevaron a Daniel a componer una nueva canción.

“Fijáte que cuando toco el piano por lo general canto alguna canción que conozco…” me dijo, “pero luego que vos y yo hablamos y me comentaste de tu amigo que compone puras canciones de amor yo pensé: “Tengo tantas cosas que decirle a Claudia, ¿qué tal si le escribo algo otra vez?” Fue entonces que se entregó a la tarea de componer y donde le expresó a su esposa lo importante que era para él ese tiempo a solas. Como Daniel ya tenía planeado escribirle una canción dijo dentro de sí: “Ahorita le ha de incomodar mi petición, pero después se va a alegrar”. Su pedido funcionó porque su esposa y sus hijos le concedieron hasta más tiempo del que imaginó.

Una pequeña dificultad que Daniel comenzó a experimentar fue que cuando se sentaba a tocar se emocionaba cantando algunas canciones que le gustaban, por eso en un momento decidió: “No, estoy aquí para componer, estoy perdiendo demasiado tiempo en cosas que ya me sé, tengo que hacer bien esta canción”. Por lo que vencida la distracción prosiguió en su labor.

Daniel dice que primero compuso la música, que tardó una semana solo en escribir la primera estrofa y como un mes en terminar toda la canción. Una de esas veces que Daniel estaba al piano Claudia se sentó a la par suya y le dijo: «¿Qué estás tocando?» Daniel no respondió y ella insistió: “Ah, esa canción es tal”. Daniel solo siguió tocando. Como la canción estaba casi terminada y la había ensayado muchísimas veces comenzó a cantar: “Sirena de la Tierra, bella como las del mar/Cautivaste mis sentidos, te robaste mi pensar/No sé cómo estar viviendo si conmigo tú no estás/Necesito tu aliento, necesito tu amar/Coro: Bella como el Sol cuando amanece/Radiante como Luna en su esplendor/Tu nombre es dulce como son tus labios, etc”.

Claudia captó que la canción era para ella hasta que Daniel cantó la frase: “Tu nombre es dulce como son tus labios». Daniel dice: “Es que ella y yo sabemos que “Claudia” es el nombre de una ciruela muy dulce, para nosotros es como si su nombre significara: “Dulzura”. Cuando canté la última frase ella entendió que era una canción que yo le había compuesto”. Claudia se sintió sumamente emocionada por el gesto de su esposo.

Después de comer y conversar sobre otras cosas Daniel y yo nos despedimos. Mientras tanto, yo regresé a casa pensando no solo en lo especial que ha de haberse sentido ella, sino también en el poder que tiene un poquito de concentración cuando de componer se trata.

Fíjese, aunque el proceso de composición puede ser algo muy espontáneo, donde la inspiración nos puede empujar a terminar algo en cuestión de minutos, en otras ocasiones no necesariamente será así. La composición a veces requiere más tiempo del usual; sin embargo, en ambos casos, sea que compongamos rápido o no, siempre será necesario apartar un tiempo para concentrarnos en el acto de crear.

En este momento estoy leyendo un libro sobre Michael Jordan escrito por Pat Williams. Sí, está bien, ríase. Es que encontré el libro en oferta y como en algún momento fui fanático de los Chicago Bulls, lo compré. El primer capítulo se titula: “El túnel, Jordan y la concentración”. Y en este hay una referencia al compositor ruso Tchaikovsky y su forma particular de escribir: “Tchaikovsky ponía un letrero en la puerta de su casa que decía: “Horas de visita: Lunes y Martes de 3 a 5 p.m.. Favor no tocar en otro horario”. Pat Williams agrega: “La música y no las conversaciones ociosas fue el regalo de Tchaikovsky al mundo”. Es decir, para componer él evitaba toda distracción. Así como Daniel lo hizo durante el último mes hasta que consiguió escribir una maravillosa canción para su esposa.

El punto es que si uno realmente desea escribir canciones debe apartar un tiempo a solas para concentrarse en hacerlo. El espacio para crear no aparecerá por arte de magia, hay que programarlo. Si no lo hacemos no escribiremos nada o dejaremos las canciones a medias. Asignar una hora en la agenda debe ser un acto deliberado, no del azar. ¿Quiere realmente componer? Entonces le invito a considerar el ejemplo de mi amigo Daniel y comenzar a imitarlo.

Un letrero como el que Tchaikovsky no sería mala idea eh…

¡Hasta la próxima!

Noel Navas.

4 Comentarios

  1. HEY ESO LO PONDRE EN PRACTICA PARA NO FRUSTRARME CUANDO COMPONGO ALGO Y NO SALE NADA COMO DIGO YO JEJE

  2. ROBERTO: Excelente, para eso fue este artículo, para que se practique mano, gracias por comentar.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

  3. Hey Noel! yo se, yo se y recontra se! lo que Daniel ha experimentado; esa pequenha peticion hecha a su esposa y la comprension recibida para dedicar unos minutos y escribir algo bonito tienen una GRAN RECOMPENSA a corto, mediano y largo plazo. Ud sabe de la cancion que le compuse a mi esposa para su cumpleanhos, ahora ella siempre se refiere como a ‘mi cancion’. Ahh, y tengo otra por ahi, ojala que no lea este comentario, si no el secreto sera revelado.
    Slds y bendiciones!

  4. DAVID: Sí, me acuerdo de la canción, una gran canción. Pienso que como decís vos, al final de cuentas la concentración puede producir una gran recompensa: una canción. Vale el esfuerzo.

    Noel Navas
    La Aventura de Componer
    El Salvador.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de