El síndrome Barthel

El síndrome Barthel

- en Artículos de la web, Navidad
2536
2


Postales navideñas y canciones.

El día de ayer encontré en Yahoo.com un artículo relacionado con las postales navideñas. Resulta que un astrónomo, Peter Barthel, emitió su opinión sobre las postales en el sentido de que muchas de ellas no reflejan los ciclos lunares reales que el planeta experimenta, que aunque una persona común y corriente no le prestaría atención, alguien con conocimientos básicos sobre astronomía sí. A continuación le comparto este artículo donde al final reflexiono que ese ojo crítico aplicado sobre las postales de Navidad es el mismo oído crítico que deberíamos aplicar sobre las canciones, navideñas o no.

Mirando las postales navideñas con ojo científico
Por Miguel Artime.

Donde tú y yo solo vemos típicas postales navideñas, mostrando toda la parafernalia habitual de estas ilustraciones (pueblos de ensueño bajo la nieve con ventanas iluminadas por las velas, coros de niños cantando frente a un árbol navideño y cielos estrellados adornados con una hermosa luna menguante) hay quien solo ve errores científicos.

Felizmente, tú y yo dejamos pasar por alto esta clase de cosas, pero Peter Barthel, astrónomo especialista en el estudio de quasars y núcleos galácticos activos de la holandesa Universidad de Groningen, no puede evitar sacar al científico que lleva dentro y protestar por las cosas que ve.

Por ejemplo, la ilustración antes descrita (que podéis ver en la imagen superior) se encontró en un calendario digital para el adviento del pasado año 2010. La imagen, una de tantas, pensarás, hace arquear las cejas de Barthel por la fase lunar representada en la escena.

La escena es improbable, comenta Barthel. Una luna menguante, que se asemeja a una «C» en el hemisferio norte, no surge hasta aproximadamente las 3 de la mañana y alcanza la altura en la que se ve en la postal entre una y dos horas más tarde. Por consiguiente, esos niños están despiertos y cantando villancicos a las 4 ó 5 de la madrugada. ¿Qué clase de padres les dejan estar en la calle a esas horas?

Cabría pensar que el artista sitúa la imagen en Australia y que se equivocó y pintó la fase lunar inversa, pero la presencia de nieve evoca firmemente al hemisferio norte, donde la navidad cae en invierno. Así que lo más fácil (para ti y para mí) es pensar que al artista simplemente le traía al pairo la astronomía «real» cuando dibujó la escena.

Barthel, sin embargo, es de esos que se estremece cuando ve a pingüinos jugar con los osos polares en las postales navideñas. Según comenta, no se ofende cuando la escena incluye a Papá Noel entregando regalos a todos los niños del mundo en una sola noche, ya que en sus propias palabras «ese es un milagro que no comprendemos, mientras que las fases de la luna son plenamente comprensibles, así que, ¿por qué no dibujarlas correctamente?»

Toda esta guerra contra las lunas incorrectas en las postales navideñas le ha llevado incluso a preparar un trabajo científico aceptado por la revista CAP journal para su publicación en el próximo número de diciembre de 2011.

En su trabajo uno puede enterarse de que el 40% de los libros navideños infantiles y el 65% del papel de envolver regalos impresos en Holanda muestran a la luna de forma incorrecta. En los Estados Unidos el porcentaje varía para mejor, ya que en la mayoría de las ilustraciones se muestra a la luna llena.

¿A quién le importa esta chorrada? Puedes preguntarte acertadamente. Barthel se defiende reconociendo que los errores son inocentes, como cuando se dibujan arco iris imposibles con la franja del rojo en el centro en lugar de en el exterior, pero también cree que cuando se comprende el fenómeno representado todo se vuelve más interesante.

Por ejemplo, la luna llena implica que se encuentra directamente opuesta al Sol (de ahí la ausencia de sombras crecientes o menguantes en su superficie), por lo que es imposible verla de forma simultánea en el firmamento. Cuando el Sol se pone, sale la Luna llena, y viceversa.

Una luna menguante, que está en pleno cambio de tercer cuarto a luna nueva, recibe la luz por su costado izquierdo y tiene la forma de un paréntesis de apertura (en el hemisferio norte, donde solo es visible muy tarde en la noche o en las primeras horas de la mañana).

Una luna creciente, en pleno cambio hacia su primer cuarto, se muestra con su lado derecho iluminado y se parece a un paréntesis de cierre en el hemisferio norte. Este tipo de luna es visible desde el crepúsculo en la tarde y durante la noche.

Y yo no sé vosotros, pero desde que he leído a Barhtel no puedo evitar fijarme en todas las postales navideñas que caen en mi mano para evaluarlas como factibles o impensables.

¿Lo de Barhel es ciencia o pedantería? Ahí os dejo la pregunta (1).

UNA BREVE REFLEXIÓN PERSONAL

Como dije al inicio, el mismo ojo crítico que Peter Barthel aplica sobre las postales es el mismo oído crítico que deberíamos aplicar sobre las canciones. A veces los compositores por la emoción o la aparente ingeniosidad de sus letras, publican obras que en el lenguaje de Barthel, son “una luna en menguante en forma de “C” al caer la noche». O, «esa franja roja en medio del arco iris». Hay cosas que estamos escribiendo que sinceramente tienen belleza, pero no coinciden con la verdad bíblica.

Como Barthel con las postales navideñas, he aquí un ejemplo con una canción de Navidad. Me quiero referir a la canción: «Nada especial». Y aunque sé que usted podría disentir de mi pensamiento, igual se lo voy a compartir.

La canción la escribió Sergio Villanueva y Coalo Zamorano, y la interpreta Marcos Witt en sus dos discos de Navidad. Uno de estos días mientras la escuchaba, el síndrome Barthel tocó a mi puerta. El coro dice: “Más no soy nada especial, no tengo mucho que podría dar, solo tengo este corazón que hoy te vengo a entregar”. La canción es bellísima y comprendo la sana intención de quienes la escribieron, ¡y hasta de quienes la cantan en esta maravillosa época! Sin embargo, veo una luna en “C” en la frase “Más no soy nada especial…” debido a que la Biblia dice que sí somos especiales.

Mire, el solo hecho de haber sido creados a la imagen y semejanza de Dios conforme lo que dice Génesis 1:26-27, nos confiere características especiales inherentes. Y aunque es cierto que la raza humana se corrompió, el hecho de que Jesucristo haya venido a morir por nosotros para redimirnos implica también que somos especiales para él. Es más, cuando nos convertirmos a Cristo, el Nuevo Tesatmento dice que llegamos a formar parte de su pueblo, ¿no es cierto? Por eso el apóstol escribió: Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…” (1 Pedro 2:9).

¿Lo ve? Sí somos especiales.

Como dije antes, usted podría o no estar de acuerdo conmigo, simplemente quería confesarle que el síndrome Barthel me ha afectado esta semana, je.

Noel Navas

Notas:

(1) Tomado de: http://es.noticias.yahoo.com/blogs/

Acerca de mí

Entradas relacionadas

2 Comentarios

  1. Hay un villancico INCOMPRENSIBLE para mi.

    »Pero mira como beben, los peces en el río.
    Pero mira como beben, por ver a Dios nacido.
    Beben y beben y vuelven a beber
    Los peces en el río por ver a Dios nacer»

    #1; Cual río? el el relato bíblico no aparece ningún río junto al establo.
    #2 Peces que beben…..???
    #3 El nacimiento de Jesús, les causó algún tipo de adicción al alcohol?

    No se por que incluyen eso entre los cantos que celebran el nacimiento de Jesús, que alguien me explique :/

  2. aleja_duquesa

    Muy evidente e interesante revela una gran realidad…Nuestro Dios merece nuestra dedicacion para que en detalle sea exaltado por todas sus obras que son perfectas lo digo por su Salvacion en la cual demuestra el profundo amor que nos tiene y en tambien en el lugar tan alto en que nos a puesto…valemos su sangre preciosa…se imaginan…tratemos, me incluyo, que porfavor todo lo que oimos sea bien excudrin-ado DLB…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de