Principios fundamentales de composición (Segunda parte)

Principios fundamentales de composición (Segunda parte)

- en Principios fundamentales de composición
1237
0


No. 1. El principio de la aventura: la composición requiere acción.

Después de lo que mencioné en la entrada anterior y explicar por qué la composición de canciones se parece a una aventura, pues si usted desea aplicar el Principio de la aventura en su vida le invito a que considere lo siguiente:

Deje de ser un espectador.

Las aventuras requieren acción. Usted no puede tener una aventura sentado en el sillón de la casa ni tampoco hablando horas y horas sobre lo que le gustaría hacer. No, si usted desea convertirse en un pionero y aventurero le invito a que deje de ser un espectador y comience a participar de la acción. Vamos, sea un protagonista. Ya basta de que otros le cuenten cómo han escrito sus canciones, levántese y comience a idear la forma de escribir una. Tome una decisión, póngase el sombrero, la chaqueta de cuero y tome el látigo de Indiana, metafóricamente hablando, y viva su propia aventura.

Prepárese.

Para poder tener su propia Aventura de Composición usted tiene que prepararse. Aunque sé de algunos que aprendieron a escribir canciones a causa de una especie de don natural desde pequeños, otros no hemos tenido esa bendición y hemos tenido que adiestrarnos en el tema para poder desarrollar de forma más eficiente nuestra labor. En este sentido, no menosprecie la importancia de la lectura y la capacitación porque va a ser vital en el camino. Por ejemplo, cuando usted va de viaje o vacaciones hacia algún nuevo lugar que no conoce, primero se asesora lo más posible sobre la gente, la cultura y la ciudad de esa región para no cometer errores o extraviarse mientras está de visita. Bueno, haga lo mismo antes de aventurarse a componer: conozca lo mejor posible de qué se trata todo esto para no cometer errores, extraviarse y por supuesto, sacarle el máximo provecho a este viaje que está comenzado.

Sumérjase en la acción.

Ahora que se ha adentrado un poco en la teoría sobre cómo escribir canciones, ¡comience a escribir una! No se quede allí sentado con todo ese bagaje de conocimiento adquirido, aplíquelo e intente componer algo. No espere que la aventura toque a su puerta, eso puede que no suceda. Mejor abra la puerta y vaya en pos de la aventura. La composición requiere acción. Por eso, aproveche las ráfagas de inspiración que aparezcan en su ser y aún cuando no las sienta, anímese a crear algo. Recuerde: la composición es más acción que emoción; sin embargo, usted puede hacer uso de todo cuanto sabe sobre escribir e idear algo creativo. Recurra a alguna experiencia para comenzar a componer, a alguna realidad de la cual no se ha hablado ni cantado antes o simplemente a la intensidad de sus sentimientos para iniciar el viaje. A medida que vaya trabajando busque elementos de realce para su canción como: frases ingeniosas, rimas perspicaces, melodías pegajosas, etc., o si sabe tocar un instrumento, a acordes apropiados, progresiones atractivas y armonías cuativamente. Reúna estos y todo cuanto elemento enriquecedor disponga con tal de que su canción se convierta en aquello en lo que debe convertirse: una gran canción.

Busque más aventuras.

Cuando haya terminado una canción, no piense que allí terminó la aventura y que es hora de emprender otra. Sí, claro, usted podría hacer eso porque la Aventura de Componer le permite participar de varias aventuras simultáneamente; sin embargo, a lo que me refiero es que cuando haya terminado una canción busque la forma de que la historia no se detenga allí. ¡Haga que continúe! ¿A qué me estoy refiriendo? A que una aventura puede desencadenar más aventuras. A que cuando tenga su canción y considere que tienen potencial compártala en alguna reunión en casa, anime al grupo de alabanza de la iglesia a que la ensayen para el domingo, preséntela como punto especial en alguna reunión de la iglesia, inscríbala para algún concurso de composición de la ciudad, envíela a algún cantante o disquera cristiana para su consideración, etc, etc. ¡Hay tantas cosas que usted podría hacer! Pero lo importante aquí es que intente prolongar su aventura. No se sienta satisfecho con haberla terminado, trate de hacer algunas de las cosas que le he sugerido y verá que su aventura de componer no terminará con la última palabra o acorde que le puso a su canción, sino que generará más aventuras en su vida.

Únase a la aventura de otros.

Algo sumamente importante de notar en la Aventura de Componer es que este tipo de aventuras no tienen por qué experimentarse sólo. Usted puede invitar a otros a que lo acompañen o involucrarse en la aventura de otros. ¿Cómo? Bueno, en algunas ocasiones usted puede pedirles a amigos suyos que le ayuden a terminar una canción. Usted puede recurrir a ellos cuando enfrente un callejón sin salida y tenga más ideas para su canción, pero también puede hacerlo por el simple placer de involucrarlos en el desarrollo de su canción. De este modo usted tendrá una aventura que contar junto con alguien más. Cuando usted lo desee, trate de componer en equipo con alguien, disfrute del proceso y en consecuencia: de lo emocionante que es componer en equipo.

Comparta su aventura.

Las aventuras son para contarse, no para que queden en los archivos de su memoria y mueran con usted. En este sentido, cuando haya comenzado, esté viviéndola y haya finalizado cierta canción, trate de contársela a alguien. Le doy un ejemplo, si usted busca en la columna de la derecha de este blog usted encontrará la categoría: La Aventura de Componer, entre allí y encontrará alguna anécdotas memorables de mi propia aventura de composición. ¿Por qué las comparto con quienes acceden al blog? Porque creo que los puede bendecir e incentivar a iniciar sus propias aventuras. Por eso lo invito a que cuente a otros sus experiencias.

Continúa…

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar

Cómo formar doctrinalmente a cantantes y músicos

En la actualidad hay una gran necesidad de